Semanario Contraseña

La clave de la información

Colonos de la Topahue, a la buena de Dios

Ramón Santoyo Valenzuela

topahue 1Alejados de la remodelación del primer cuadro de la ciudad, alejados del nuevo drenaje que recorre por el centro de San Luis, alejados del pavimento recién puesto a secar al sol, alejados de las banquetas que están en construcción, alejados de toda obra que el ayuntamiento anuncia con fervor y emoción, alejados de todo avance y progreso se encuentran los habitantes de la colonia Topahue 1 y 2 quienes frustrados pero a la vez llenos de esperanza ven como tres trabajadores de la CFE activan un transformador ubicado por la calle 16 y Canadá, “ya mero nos toca a nosotros”, dicen.

Un cableado puesto por toda la calle 16 que corre por en medio de la colonia marginada, de la orilla en San Luis, les da el aliento necesario para permanecer en aquel lugar donde los remolinos de arena son habituales. Es un programa de la federación dicen unos, otros felicitan a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), igual solo son penas tres o cuatro vecinos los que ya tienen luz.

“No tenemos electricidad, solo unos cuantos, pero son muy pocos los que ya tienen, qué bueno, pero a nosotros nos hace falta igual”.

Una de las vecinas de la colonia, Rubí Martínez, quien en ese momento ve cómo el camión de la CFE se dispone a levantar por los aires a un trabajador, platica: “Vivimos muy mal sin luz. Pésimo.

“En el último mes van cuatro casas que se queman por el uso de veladoras, pues si no hay luz cómo vamos a ver de noche, pues con la lumbre de las velas, pero es muy peligroso, pierdes lo poco que tienes”.

Tampoco agua

No solo les falta la electricidad, sino todos los servicios públicos. “Una vez por semana llega una pipa y nos deja agua, pero las últimas veces solo pasa y no se detiene, como que nomás lo hace pa’ decir que vinieron, pero a nadie le dan agua”.

Una niña a lo lejos ríe, y chapotea en el agua, se encuentra dentro de una pequeña alberca color rosa, para mitigar el calor que ya comienza a sentirse con fuerza. “A mi niña le compré una alberquita y todo el día está ahí dentro pa’ que aguante el calor, luego se me deshidrata, y pues cómo”.

Igual con el agua “no hay tanta bronca”, dice, Laura, otra vecina de la colonia, “siempre hemos acarreado del pozo que está allá, así que pues a eso estamos acostumbrados, la bronca más grande es cuando llega el calor”.

Son muy pocos los árboles grandes en aquel lugar; por suerte, en su patio Rubí tiene un mezquite amplio que proporciona una agradable sombra que les cae como del cielo. “N’hombre, gracias a este mezquite no nos da tanto calor, pero igual, todo el día tenemos que estar con la manguera del agua, mojándonos pa’ soportar lo que se viene”.

Rubí indica ser una de las privilegiadas, pues gracias a que uno de los vecinos del barrio jaló agua de una tubería del pozo, ellos pueden obtener fácilmente el vital líquido.

“Tenemos una plantita de luz que funciona con gasolina, con 40 pesos nos rinde 6 horas, con eso encendemos el cooler, pero está canijo el gasto, imagínate”.

 Reubicarse = a perderlo todo

 Hace algún tiempo el ayuntamiento anunció una obra de reubicación para los habitantes de la colonia Topahue. El alcalde les dijo que era con la finalidad de tener una ciudad más ordenada, los residentes están de acuerdo, que sería buena idea cambiarse de lugar “a un sitio donde ya estén todos los servicios, porque pa’cá sale muy caro, la bronca es que si nos vamos, dejamos nuestros terrenos, nuestras casas, y pues, si con 30 minutos que ya no estés aquí te roban las ventanas, pues quedaríamos como el perro de las dos tortas, sin casa y luego no podríamos pagar renta allá en el centro”.

En un comunicado que corrió la actual administración, se manifestó que llevarles todos los servicios a los habitantes de la colonia Topahue, rondaría los 43 millones de pesos, un precio muy alto por tan baja densidad de población en aquella zona.

Conscientes de que ya comenzaron las campañas políticas, y que al político le encanta ir a las orillas a tomarse fotos presumiendo su  benevolencia, dicen lo mucho que les extraña que ya casi no los visitan, salvo por el partido Morena.

“Ellos aquí se la viven, nos prometen que nos traerán luz, nos pondrán drenaje, nos pondrán todo, pero pues los del PAN la vez que vinieron dijeron que era casi imposible ponernos la luz, que en unos 10 años ya podríamos contar con esos servicios, bueno mínimo, y el PRI, pues sabe, andan como que perdidos, eso sí, los más animados son los de la Morena. En verdad, no salen de aquí.

“Creo que nos vamos a ir con ellos entonces, capaz y ahora sí nos cumplen algo”.

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros