Semanario Contraseña

La clave de la información

El Eslabon Perdido – Gajes del oficio

[vc_row parallax=”” parallax_image=”” hide_border_bottom=”” dark_section=”” no_bottom_padding=””][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Humberto Melgoza Vega

No es la primera vez que me pasa, que se “cae” una nota, que queda sin efecto, que se queda en el tintero, grabada en la memoria de algún dispositivo electrónico, apuntes que se quedan plasmados en una libreta, hojas que algún día se llevará el viento.

Son los gajes del oficio, es parte del trajín del reportero que corretea la nota y cuando la alcanza, no siempre logra verla publicada. Algunas veces, con una hipótesis preconcebida, una vez que se da a la tarea de investigar, de buscar datos, resulta que la teoría es muy distinta de la realidad.

También nos pasa con la autocensura, que es la peor limitante de todas, cuando te abstienes de publicar alguna información, porque hay intereses de por medio, porque el tema afecta la moral y las buenas costumbres, porque invade la esfera de la vida íntima de las personas, o porque de plano hay alguna relación que se debe privilegiar.

No todo es publicable, al menos en nuestro concepto muy particular y los límites de la ética llegan hasta donde se topan con los principios y con los valores, en donde aparecen primero la familia, luego los amigos.

Esta semana, al correo de nuestro renovado portal contrasena.com.mx, nos llegó el video de la joven estudiante que intentó suicidarse, lanzándose desde lo alto de una iglesia de Navojoa. El editor de la página electrónica, Isaiah Toledo, me preguntó, como debe de ser, si podíamos publicarlo.

Primero pensé en el rating, en el tráfico que pudimos haber generado, con la difusión de un evento tan dramático, en un contexto en donde los administradores de las fan pages de Facebook cambian su reino por unos cuantos “likes”, los ansían de tal manera que hasta los compran en paquete por miles.

Pero luego reflexioné un poco, qué tanto podíamos ganar o perder al dejar de publicar un evento sin tener que vernos como un medio amarillista. Sí, el video lo tuvimos en nuestro poder ese día muy temprano…y ya más tarde estaba siendo reproducido hasta el cansancio, en todos los portales, salió hasta en la televisión. Ni modo, ya vendrán notas mejores.

También en el tintero se quedaron algunas declaraciones que nos dio el ingeniero Jesús Bustamante acerca de la polémica remodelación del centro de la ciudad, en particular del plantón que durante unos diez días mantuvieron un grupo de personas que se oponían a la construcción del andador turístico y comercial.

Las declaraciones de Bustamante habrían causado polémica, a lo mejor nos habrían redituado algunos buenos o malos comentarios, la venta de más periódicos y hasta de varios “me gusta”, pero como ese mismo día el conflicto quedó finiquitado, para este viernes se habían vuelto obsoletas, extemporáneas.

Así como estas son muchas las historias que se quedan en la redacción del periódico, que no llegan a ver la luz pública, con el respeto que nos merecen nuestros finos lectores.

Con ese mismo respeto, este día llegamos a la edición número 500 de su Semanario Contraseña, las cuales hemos publicado viernes con viernes, de manera ininterrumpida, muchas veces la hemos sacado de puro milagro, porque no podemos fallar al compromiso que tenemos con quienes nos han distinguido con su preferencia.

Agradecemos a todos los que nos han acompañado en esta gran aventura editorial y los invitamos a que sigan confiando en nosotros, esperamos no defraudarlos.

Y como lo que nunca faltan son pretextos para festejar, pues ya se imaginarán… Nos leemos la próxima semana. Gracias totales.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros