Semanario Contraseña

La clave de la información

Cierra el 26 Ayuntamiento entre aplausos y reproches

[vc_row parallax=”” parallax_image=”” hide_border_bottom=”” dark_section=”” no_bottom_padding=””][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Al cierre de la administración, el alcalde y los altos funcionarios destacan sus logros en obras, gestión social, deporte, promoción cultural, salud y servicios, alcances que también reconoce la oposición, sin embargo, hasta el final prevaleció el reclamo por la disposición al diálogo para discutir abiertamente los temas que generaron más polémica a lo largo del trienio

Bibiana García Garza

Como cada administración de gobierno, el 26 Ayuntamiento encabezado por Leonardo Guillén Medina atravesó por varias etapas entre las carencias iniciales, los créditos, las obras, las críticas, los aciertos, los fracasos, la oposición e inclusive la actitud del propio alcalde como factor clave.

Héroe vitoreado para muchos y villano abucheado para otros, la administración mantuvo el equilibrio entre la acción y lo que muchos percibieron como autoritarismo y un mandato unilateral, y otros como una disposición a conjugar distintas ideologías y llegar a acuerdos.

Desde la toma de protesta en septiembre del 2012 a la fecha, los entonces nuevos funcionarios asumieron la responsabilidad de estar al frente de un gobierno cuya administración anterior había quedado mucho a deber a la ciudadanía en obra pública principalmente, así como en otros rubros que se vieron descobijados, como el de desarrollo económico o los servicios.

Ello se convirtió inclusive en un factor al que le tuvo que hacer frente para completar el pago de nómina, entre las ya tradicionales protestas de Sindicato Único de Empleados al Servicio del Municipio (Sutsm) liderado por Héctor Manuel Buchanan Domínguez, aunado a los reproches opositores.

Durante esa etapa se disminuyó el sueldo de funcionarios de nuevo ingreso en un 12.5 en promedio, y se canceló la devolución irregular de las retenciones del Impuesto Sobre la Renta que se hacía a dicho Sindicato.

Celebrado durante el primer año sin duda fue la adquisición de diez nuevos camiones recolectores de basura que aliviaron la creciente demanda por un servicio más adecuado, más frecuente y más eficiente.

Sin embargo, a tres años, fue imposible para el Ayuntamiento concluir con las gestiones necesarias para finalmente poner en marcha el Relleno Sanitario, una obra largamente acariciada desde hace varias administraciones.

Con todo eso, para 2013, se solicitó un crédito al Banco Nacional de América del Norte (Bandan) por 112.5 millones de pesos para obras públicas en diferentes partes de la ciudad, entre éstas el primer cuadro, que hoy se corona como el último ´gran´ proyecto del Gobierno Municipal, el más ambicioso y el más polémico.

Sucesivamente, el Ayuntamiento afrontó algunas crisis en Cabildo en donde varios regidores del mismo Partido Acción Nacional (PAN) se unieron a la oposición para exigir cambios en la dirección de Seguridad Pública Municipal, pidiendo la remoción de los jefes policíacos, Francisco Vásquez Bustamante y Rafael Vásquez.

Esto pese a fuertes inversiones realizadas en la corporación como estudio sobre el comportamiento de la criminalidad en el municipio, adquisición de armamento, unidades y poner en marcha nuevamente el Cecap, de donde por cierto acaban de egresar otros cinco nuevos cadetes, que suman un total de 34 nuevos policías añadidos a las filas de la corporación en los últimos dos años.

Crisis similares fueron las que más llamaron la atención durante el trienio, confrontaciones con la oposición que muchas veces quedaban en la discusión, y algunas otras generaban un efecto como la cancelación de reuniones de Cabildo mientras se ponía en marcha el aparato político de Guillén para la solución de conflictos.

Sin embargo, esas estrategias no siempre sirvieron para convencer a los opositores, así como a los disidentes, como el grupo de Víctor Acosta Cid, Karina Silva, Martín de Porres García, o Víctor Hugo Galarza, que mantuvieron elevada la voz hasta el final, sobre todo con la controversia de la obra del centro y la construcción del andador turístico-comercial.

Cobijado, por otra parte, por regidores del PRD, la Etnia Cucapah y el PT, así como por los incondicionales como Gema Peña, Yareth Hernández, Víctor Palafox y Patricia Noriega, el mayoriteo en el Cabildo siempre fue factor también en la toma de decisiones.

Mientras tanto, los primeros dos años mantuvieron las obras de pavimentación, avance en cobertura de drenaje, recarpeteos en algunas avenidas, entrega de becas y servicios correspondientes de los que la oposición no tuvo queja.

En el rubro de desarrollo económico con el apoyo de la Copresan se logró incorporar a Ameron International al Parque Industrial Internacional como única nueva inversión extranjera de gran tamaño, aunque prevaleció la espera de alguna otra.

Aunado a obras culturales y ambientales en parques, el Golfo de Santa Clara (con el proyecto del malecón), el skate park, los estadios de pasto sintético y la instalación de un nuevo museo en la ciudad, la percepción es que se ha cumplido con el requerimiento mínimo de toda administración en base a la captación de recursos públicos y las necesidades más básicas.

En contraste, la segunda edición de la tradicional Feria del Algodón 2014 dejó pérdidas reportadas por hasta 3.5 millones de pesos, otro tache para la administración al no lograr contrarrestar las pérdidas con las ganancias del magno evento dejando mucho qué desear en las cuentas principalmente.

Hacia el 2015, ya iniciados los trabajos de remodelación en el primer cuadro de la ciudad, la atención se concentró en dicha obra, que aunque no logró su conclusión durante este trienio, hoy se encuentra a la vista y escrutinio de los sanluisinos.

Ante dichos avances, el presidente municipal ha expresado su beneplácito y satisfacción de haber puesto las bases para que el nuevo gobierno trabaje sobre ellas y supere por mucho su gestión.

En la última entrevista que ha concedido a este semanario, Guillén Medina hizo referencia también al sortear las dificultades de todo gobierno siempre con el ánimo, dijo, de llegar a acuerdos entre las distintas formas de pensar.

Precisamente esas otras voces son las que hoy todavía dicen quedarse con un ´mal sabor de boca´ en cuanto al actuar del alcalde en muchas situaciones y en torno a muchos temas en los que, coinciden, les quedó a deber diálogo y apertura, a pesar de que reconocen muchos aspectos positivos de la administración.

Los reproches

Para el regidor priísta Leobardo Aguirre Yescas, el 26 Ayuntamiento cierra telón tras haber ofrecido un buen trabajo de gestión social en la que tanto funcionarios como regidores dieron respuesta a muchas demandas, denuncias y peticiones ciudadanas.

Sin embargo, en lo que respecta al trabajo de análisis, propuestas y revisiones en el seno de Cabildo se va, dijo, “sabor de boca amargo” pues considera que no se cumplió el compromiso que el alcalde hizo en cuanto a tender siempre puentes de comunicación.

“Yo me quedé con las ganas de decirle personalmente a Leonardo que yo creía que por la experiencia que el traía como diputado federal iba a haber mucha mano izquierda, mucho diálogo”, externó.

Y es que a pesar de las confrontaciones, explicó, se esperaba que al final se tratara de construir y mirar por encima de la diferencia de opiniones para buscar un mejor San Luis.

No obstante, dijo, Leonardo Guillén parecía tener la idea de que la oposición buscaba trabajar en contra del progreso del municipio.

“Creo que sus fantasmas mentales le hicieron ver que estábamos trabajando en contra de San Luis y no fue así, quizás se pudo haber interpretado de otra manera pero nuestro propósito era hacer las cosas quizás de diferente manera”, comentó.

En referencia al caso del primer cuadro de la ciudad, opinó que aunque efectivamente la modernización era no solo necesaria sino urgente, se debió haber ido más de la mano con la sociedad, sobre todo por tratarse de una inversión tan importante.

En ese sentido, consideró que muchos de los temas relacionados a dicho proyecto no solo se hizo a espaldas de la ciudadanía y los comerciantes particularmente sino también de los regidores.

“Nosotros desde nuestra trinchera siempre pugnamos para que se respetara el recinto de los regidores y el derecho pero no fue así, y creo que pudimos haber hecho muchas más cosas”, anotó.

Inclusive, mencionó, en lo personal lleva una excelente relación con el alcalde por lo que esperaba que en base a esa confianza de hace años se iba a poder construir algo mejor, sobre todo en cuanto al diálogo.

“La verdad es que los puentes nunca se construyeron ni hubo una mano exigente o fraterna que nos ayudara a extender esos brazos de diálogo y amistad para construir algo propositivo por lo que se empezaron así a hacer cosas al margen de la ley estatal y municipal”, afirmó.

Esto haciendo referencia a la construcción del andador turístico sobre la calle Tercera que hasta la fecha, recordó, no ha sido aprobado por el Cabildo en lo que respecta al uso de suelo y aunque es “ilegal”, dijo, ya está hecha y tampoco se puede ir en contra del progreso.

También mencionó que el 26 Ayuntamiento violentó derechos de comerciantes también al retirar publicidad del muro fronterizo y cuando el alcalde “se aferró” a mantener a sus jefes policíacos, durante la antes citada crisis del Cabildo.

“El servidor público nunca debe de aferrar a una persona en su puesto cuando era evidente que no se estaban dando los resultados, yo creo que en Seguridad Pública retrocedimos, hoy más que nunca se pueden percibir las repercusiones, que la autoridad municipal ha cubierto mediáticamente”, señaló.

Además, aclaró que en el rubro de la obra pública no tiene más que celebrar los avances logrados en estos tres años como padre de familia en lo que respeta a la construcción de un mayor número de parques recreativos y estadios, algunos de ellos con pasto sintético.

“Yo de verdad todo eso se lo dije personalmente al presidente municipal, lo que haga para niños y jóvenes va a retribuirle en un reconocimiento en un futuro”, asentó.

Aun así, comentó, el autoritarismo es lo que se considera que hace siempre merma en cualquier gobierno pues la ciudadanía ya exige una mayor participación en lo que respecta a la toma de decisiones.

“En la comunicación fue en lo que está muy reprobada esta administración”, declaró Aguirre Yescas.

** La deuda que queda **

Tras haber asistido a la última sesión extraordinaria de Cabildo celebrada el pasado viernes, en donde se tocaron temas relacionados a la cuenta pública y el Informe, el edil tricolor advirtió que otro tema que quedará pendiente para futuras generaciones, y que es preocupante, es la deuda de los créditos solicitados inicialmente por la administración.

Se trata de los 112.5 millones de pesos que se deberán al Bandan y deberán pagarse además, dijo, en dólares, con todo el peso de la devaluación encima.

“Para mí el pendiente más fuerte es el que se dejó con la deuda, creo que se avorazó el presidente municipal sin medir las consecuencias, yo creo que vamos a andar pagando como 250 millones de pesos, si no es que más, por deuda pública para los próximos 20 años”, indicó.

Con ello, añadió, las próximas administraciones tendrán que verse un tanto coartadas en libertad financiera para poder hacer obra, lo que inevitablemente va a generar un retroceso que dificultará que se realicen nuevas obras, o incluso para que se de mantenimiento a las ya existentes, así como que se adquieran bienes, unidades, etcétera.

“Tenemos que visualizar que en el futuro va a estar muy crítico porque la única forma de adquirir recursos durante los próximos años será aumentando los impuestos y las obligaciones de los ciudadanos”, concluyó.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros