Semanario Contraseña

La clave de la información

La Vaquita Marina… y la danza de los millones

[vc_row parallax=”” parallax_image=”” hide_border_bottom=”” dark_section=”” no_bottom_padding=””][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

En medio de la veda de pesca de camarón en la zona del Alto Golfo de California, la situación de los pescadores y las irregularidades que se denuncian en torno a la lista de beneficiarios de los apoyos que la Federación dispuso para ellos, la protección a la vaquita marina como especie en peligro de extinción cobra fuerza como una prioridad de carácter internacional

Bibiana García Garza

A seis meses de iniciada la veda de pesca en la Reserva de la Biósfera del Alto Golfo de California, que comprende desde Puerto Peñasco, Sonora, hasta las costas de San Felipe, Baja California, pasando por el Golfo de Santa Clara, la revuelta entre pescadores por las compensaciones del gobierno federal prevalece.

Aunque la mayoría de los mil 400 pescadores del Golfo ya han recibido el pago que prometió el Gobierno Federal como subsidio mensual desde los cuatro a los ocho mil pesos, hay quienes denuncian irregularidades en el proceso manejado por las cooperativas para con los permisionarios.

Desde hace semanas, algunos grupos de residentes del Golfo se quejan del abuso de líderes en cooperativas y concesionarios para utilizar el programa de las compensaciones y entregar los apoyos económicos a discreción y a cambio de ´mordidas´.

Se denuncia que a muchos se les incluyó sin razón en el programa de compensaciones sin antes haber cumplido cabalmente con los requisitos que para ello acordó el Gobierno Federal.

Esto para privilegiar, dicen, los intereses cooperativistas sin escuchar el clamor de la gente del pueblo y quienes dicen ser los “verdaderos pescadores”.

Sobre este tema, la diputada local por el Distrito 2, Célida López Cárdenas, lanzó un posicionamiento la semana pasada y advirtió que solicitará a la Cámara de Diputados y Senadores en las Comisiones de Pesca que revisen y analicen la lista de beneficiarios en el programa que se extenderá por los siguientes dos años.

La finalidad será, apuntó la legisladora, la de fortalecer el programa para el impulso al turismo y la economía de los poblados pesqueros que pudieran verse afectados por la pesca así como de atender a las demandas de los pescadores que aseguran que hay ´cuchupos´ en la entrega de los apoyos federales.

“…existe un sector que está muy cómodo con la suspensión de la pesca, ese es el de concesionarios, pues les están pagando sin trabajar, pero está el otro lado, con el que me solidarizo, quienes fueron excluidos de los beneficios del programa pesquero por algunas situaciones poco claras que aluden a los intereses de cooperativistas”, declaró.

Además, señaló que por desgracia la Sedesol basa sus decisiones en quienes tienen el poder económico como los permisionarios, sin atender a los pescadores, quienes a su vez señalan a Carlos Tirado Pineda, presidente de la Federación de Pesca de la Reserva de la Biósfera del Alto Golfo, como uno de los residentes que se aprovechan de dicha situación.

En ese sentido, se comprometió a organizar y gestionar lo posible para que ninguna instancia federal acceda a tener todo el vínculo de organización con los concesionarios, que además se llevan hasta 37 mil pesos mensuales, una fortuna comparada con lo que se le paga a cada pescador, dijo.

López Cárdenas también externó su preocupación ante la posibilidad de que se extienda la veda de pesca a Puerto Peñasco y el Golfo en el 2018, por lo que trabajará para evitar que se autorice otra suspensión pues ninguno de los dos puertos viven del turismo, sino de la pesca.

No obstante, ante las inminentes vedas, también se tiene contemplado, agregó, exigir planes de promoción turística y desarrollo económico, por lo que se comprometió a enviar un exhorto tanto al ámbito legislativo como a Sedesol, Semarnat y Conapesca para que no dejen de cumplir con los programas de apoyo puntual y rigurosamente.

“Sedesol ya está revisando irregularidades”: Tirado Pineda

Ante los señalamientos de los pescadores y la diputada del Distrito 2, el presidente de la Federación de Pesca de la Reserva de la Biósfera del Alto Golfo declaró que la propuesta expuesta para revisar los programas está desfasada pues esos acuerdos ya se tuvieron con el Gobierno Federal.

“Ella habla de investigación, y esta empezó desde el 26 de septiembre en el Alto Gofo con la coordinación entre el gobierno de México y organizaciones internacionales con la expedición de la vaquita marina y con la revisión del padrón de beneficiarios en Sedesol”, afirmó Carlos Tirado.

En dicho proceso, explicó, ya se busca detectar casos de anomalías que se pudieran encontrar, desde las cuales se pueden efectuar bajas definitivas en base a los lineamientos que se establecieron desde un principio.

“Eran muy claras las reglas, primero el permiso avala sólo a los pescadores, y cada permiso se logró gracias a todos los líderes del golfo, también para los representantes de la misma cadena social de comercios con una bolsa alternativa a la pesca”, recordó.

En ese proceso se dio carta abierta para que todos los pescadores y quienes forman parte de la cadena productiva derivada de la pesca de camarón pudieran participar, anotó, lo que se logró en un transcurso de nueve meses de negociaciones con el gobierno federal.

No obstante, efectivamente hay que revisar las irregularidades, porque sí las hay en algunas cooperativas y con algunos permisionarios, reconoció.

Sin embargo, advirtió que también es importante recordar que la cooperativa o cadena productiva que haya falsificado información para recibir los beneficios será castigada, como personas que se han encontrado que están dentro del padrón y se fueron a vivir a otra parte, o bien, cobraban doble, es decir, tanto en Sonora, como en Baja California.

Para ello será posible, mencionó, efectuar bajas en el padrón, que sean sustituidas por pescadores que puedan acreditar que reúnen los requisitos que exigen los lineamientos federales para otorgar el apoyo.

 “Nuestro proceso fue transparente”

Por otra parte, Tirado Pineda aseveró que el proceso fue transparente al avalar las propuestas de cada cooperativa, pese a que después también surgieron personas que aseguran que son parte de la cadena productiva sin serlo, y que en su mayoría forma parte de la gente que se sigue quejando de que no fue incluida en el padrón.

“Sí cuidamos mucho el proceso para las mismas cooperativas agremiadas, y sí hubo jaloneos directos internos pero sigue el proceso, y si se detecta a quien falsificó información, esa persona será castigada”, reiteró.

El castigo no solamente será para los particulares que hayan falsificado información, resaltó, sino para la cooperativa, por lo que a todos les conviene revisar que en el padrón no estén inscritas personas que no sean pescadores o parte de la cadena productiva.

Por otra parte, agregó que durante el proceso de acreditación se revisaron facturas, documentos legales y permisos de las personas que se verían afectadas por la veda.

No obstante, rechazó que en la lista se encuentren personas que no sean pescadores o familiares que sin merecerlo se hayan añadido, como se le ha señalado, aunque en su familia hay quienes forman parte de la cadena productiva, “… si hay pescadores de la familia es porque lo son, o por su tipo de negocio”.

Aunado a ello, aclaró que sí se solicitó a algunas personas la cantidad de 500 pesos para que se les gestionara el permiso pero que eso se hizo a través de una agencia de Guaymas, gracias a lo cual algunas de esas personas lograron entrar al padrón de beneficiarios.

Filtros y revisiones

Sobre la misma problemática se pronunció la Coordinadora del Programa Federal de Compensación Social para la Conservación de la Vaquita Maquina en el Golfo, quien señaló que ante las propuestas de los cooperativistas siempre se aplicaron filtros de selección estrictos entre pescadores y gente de la cadena productiva.

“Aparte de cumplir con documentación, hubo filtros, pero hasta el final que se presentó el padrón se suscitaron ciertas inconformidades, pero no contábamos también con que mucha más gente se tenía contemplada como los pescadores libres y otros como las changueras”, comentó Georgina Mena Sotelo.

A pesar de ello, ese volumen de personas que se incrementó cuando se empezaron a entregar los primeros apoyos a los beneficiarios difícilmente se va a poder cubrir porque ya cerró el plazo de inscripciones al programa, anotó.

Sobre todo, comentó, porque mucha gente cree que sólo por ser residente del Golfo tiene derecho a acceder a los beneficios, cuando no es así.

De momento, refrendó, sólo se están realizando altas en base a las bajas que pudieran darse dentro del padrón ya existente, que en el Golfo asciende a mil 400, y en San Felipe a mil.

En cuanto a los representantes del programa en el Golfo, la coordinadora se deslindó de las diferencias que pudieran tener con los pobladores por motivos particulares y agregó que quienes reciben el apoyo en su mayoría se acreditaron y fueron avalados por su cooperativa.

 La esperanza de la vaquita

En medio de la revuelta por los intereses económicos y los apoyos federales yace la esperanza de lograr que la vaquita marina deje de formar parte de la lista de especies mamíferos marinos en alto riesgo y/o peligro crítico de extinción.

En ello ha intervenido de manera persistente el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita así como Greenpeace y otras organizaciones ecologistas que insisten en salvar al único cetáceo endémico de México, localizado en el Mar de Cortés.

Como se recordará, la veda fue acordada para salvar al animal de su mayor amenaza: el uso de redes conocidas como chinchorros de línea que se utilizan para la pesca del camarón, lo que levantó presiones internacionales que inclusive abrían la posibilidad de un embargo camaronero que evitaría la exportación de la ´fruta marina´ a Estados Unidos.

Y es que de acuerdo al Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (Cirva) presentado el año pasado, de no intervenir severamente en la problemática ecológica, la vaquita marina podría desaparecer en su totalidad para dentro de tres años más.

Desde 1997, la población de vaquitas en la zona del Alto Golfo de California ha disminuido dramáticamente pasando de 567 machos y hembras a solo 97, de las cuales sólo 30 son hembras capaces de reproducirse, y con una edad productiva de al menos siete años.

No obstante, ahora con la veda la vaquita tiene posibilidades de sobrevivir, lo que ha sido constatado por estudios realizados desde finales del mes pasado por la Semarnat, en lo que se han invertido cerca de 50 millones de pesos.

En los últimos días, gracias a la ampliación de 50 a 150 hidrófonos en el área, ha sido posible constatar la presencia de esta especie así como 26 avistamientos por parte de la Semarnat, aunque los resultados completos de la expedición pro-vaquita se darán a conocer a principios del próximo año.

Mientras tanto, el 01 de octubre la Cirva también reportó el avistamiento de tres vaquitas en su hábitat natural, a lo que han seguido evaluaciones periódicas con presencia del Grupo Estratégico del Programa de Atención Integral al Alto Golfo de California.

De acuerdo al titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Rafael Pacchiano, la demanda para evitar la extinción del mamífero marino considerado como el más amenazado del planeta ha sido respaldada por cerca de medio millón de personas a nivel mundial.

Con ese mismo interés ecológico, se han tomado acuerdos para aumentar la coordinación internacional con los gobiernos de Estados Unidos y China, entre éstos el de vigilar que no se suscite la pesca irregular tanto de vaquita como de totoaba, otro animal en peligro de extinción y que se vende a altos costos en el mercado negro.

Para ello ya se establecieron lazos de coordinación entre autoridades de la Semarnat, Conapesca, Profepa y el Servicio de Aduanas de EU, entre otras, que buscarán inclusive identificar la presencia de compradores extranjeros de dicha especie y evitar su tráfico.

Anotados en la causa se encuentran los integrantes de Greenpeace México, que coinciden en que los acuerdos tomados por los gobiernos de México, Estados Unidos y China pueden dar un respiro a la vaquita sin dejar de lado la atención a los pescadores legales del área, salvar el tejido social de las comunidades y aprovechar las riquezas del Alto Golfo. @

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros