Semanario Contraseña

La clave de la información

El Infiltrado / Corrupción y deficiencias

[vc_row parallax=”” parallax_image=”” hide_border_bottom=”” dark_section=”” no_bottom_padding=””][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Por Tito Capotito

Cierto que como México no hay dos, son más de tres países en que la situación está peor en materia de seguridad pública y economía, lo que ni es consuelo ni nos sirve de nada, siempre como en todo habrá mejores y peores.

En el caso de los normalistas de Guerrero se dan cosas inverosímiles y esperemos que el señor Secretario de la Defensa Nacional el General Salvador Cienfuegos no ceda ni un milímetro en la absurda petición quien sabe de quién de declarar a soldados cuando no existe el menor indicio de

que algo tuviera que ver el Ejército.

Resulta absurdo que existan funcionarios que sigan el juego para poner en tela de juicio a la institución armada cuando es claro que los responsables son únicamente autoridades perredistas de esa entidad que al descubierto quedaron de lo corruptísimos que son, coludidos y entregados a la delincuencia organizada de una manera imperdonable.

Si le avisó el ex gobernador al Ejército no tenían por qué hacerle el caso. No correspondía a los soldados quitarle a los policías inmorales a los estudiantes que minutos antes delinquieron y luego entregados a un grupo criminal.

Tendría que estar procesado el titular de la Policía Judicial de esa entidad, por omisión o el mismo ex mandatario que pareciera tenía el acuerdo con los revoltosos de la escuela normal para dejarlos realizar sus fechorías y hacerse de la vista gorda. Solo así se entiende la ausencia de la corporación que no hizo nada para impedir la violación al marco legal.

Los normalistas duraron varios minutos en la central de autobuses para robarse tres unidades con un propósito nada claro. Fácil hubiera sido esperarlos a la salida y bajarlos uno por uno, sin golpes ni balazos, de hacerlo la autoridad local estarían vivos. Falta castigar a muchos implicados, unos por lo que hicieron coludidos con los delincuentes y otros por no hacer lo que estaban obligados.

Qué deshonroso el papel del gobierno federal para esclarecer a plenitud los hechos y castigar a todos los irresponsables que tienen responsabilidad, valga la redundancia, en los lamentables hechos que llevaron a la desaparición y muerte a los estudiantes que no sabemos que demandas tenían o tienen. Pareciera que la misión era hacer revueltas, lo típico de los rojillos del desfasado y aniquilado comunismo.

Al PRD y sus malos gobernantes el asunto se les salió de control. Lo que demostraron los “chuchos”, “zambranos” y el chapulín mayor Andrés Manuel López, es desvergüenza y falta de congruencia de lo que dicen y hacen. El “peje”, vividor del sistema que no habrá pensado en trabajar al igual que el actual coordinador de los diputados federales el sonorense Jesús Zambrano, llegó al extremo de apoyar a lo que no puede defenderse, el desorden en Guerrero de normalistas y los tristemente célebres integrantes de la sección 22.

Es inaudito que la Procuraduría General de la República no pueda llegar a fondo y despejar cualquier duda como la principal de no saberse el paradero de los que se supone están muertos, los normalistas, a poco más de un año de los sucesos que pusieron en tela de juicio al país ante el

mundo. Parece no pueden o no quieren sacar a flote las conexiones, el verdadero móvil de los hechos y descubrir a coludidos con el hampa. No basta apresar al ex alcalde Abarca y procesar a su esposa. Son la punta delgada del hilo enredado.

Espeluznante también el cobarde asesinato en Puebla de dos jóvenes, víctimas de un turba convertida en criminales ante los ojos de los policías que fueron espectadores del abominable doble homicidio.

Es obligación de la corporación preventiva evitar este tipo de delitos. Nadie bajo ninguna circunstancia debe hacerse justicia por su propia mano aunque en este caso no había razón para matar al par de forasteros que andaban encuestando.

A los enardecidos abusadores debieron ordenarles dispersarse o retirarse del par de desafortunados visitantes. Y de no hacer caso a lanzarles gases lacrimógenos o chorros de agua tipo Chile contra los estudiantes que por miles se manifiestan contra el gobierno, pero existe aquí una nefasta costumbre de dejar hacer cuanto desmán se les ocurre a los que en masa salen a las calles con o sin razón.

No puede ser sucedan este tipo de desgracias y que tengamos a corporaciones tan ineficientes y faltos de compromiso con la sociedad, deshonran el uniforme, aunque no es una regla generalizada.

En el plano local, los “baldistas” se trepan de nuevo al carro del presupuesto oficial, generando malestar de priistas que no pudieron congeniar con el gobierno de excepción cuyo ex alcalde dejó

de pertenecer al tricolor tras disponer de las cuotas que cobró a los que recibían cheque, con o sin autorización de éstos que cooperaron sin imaginarse el destino que le darían al dinero que pusieron.

La operación cicatriz seguirá sin darse en el banqueado priismo sanluisino, el futuro es incierto y no se sientan bases para que en un cuarto de siglo no pierdan como cada tres años a excepción de una vez.

De cualquier manera es de reconocerse el ánimo y voluntad de participación de militantes que nada han ganado y mucho le han dado al PRI para que otros asalten espacios.

Así el actual secretario general del comité municipal, el ingeniero agrónomo Ricardo Martínez Parra, estaría dispuesto para entrarle a la presidencia de acordarse la elección de directivos. De lo

contrario la profesora Delia Murrieta López, quien es la presidenta de manera interina por la ausencia de Carlos Silva Toledo que se fue a radicar a la capital estatal, continuará al frente del desangelado partido que va contra corriente.

Los cargos públicos se siguen dando en etapas por la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano y en el caso de San Luis hay la idea de que el “baldista­lobista” Juan Antonio Gaeta Covarrubias, el nuevo agente fiscal, influye a favor de varios que alcanzaron hueso.

Alejandra González Navarro, la ex secretaria general priista en el pasado período de Juan Antonio López Alvarez, fue designada directora en el Conalep.

Las mujeres están en momento a su favor y podría ser llamada a un cargo estatal aquí la guapa comunicadora Claudia Aguirre Yescas, quien tiene el perfil para ocuparse precisamente de funciones propias de su profesión periodística. Tiene buen ambiente en el gremio de la información y podría ser útil al nuevo gobierno encabezado por la güera Pavlovich.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros