Semanario Contraseña

La clave de la información

Se acerca el fin de El Chapo Guzmán

[vc_row parallax=”” parallax_image=”” hide_border_bottom=”” dark_section=”” no_bottom_padding=””][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Copado por la Marina, herido, con sus comunicaciones intervenidas, escondido en la parte alta de la montaña, la recaptura o abatimiento del líder del Cártel de Sinaloa, que se ha convertido en una prioridad para el gobierno mexicano, presionado por el de Estados Unidos, está cada vez más cercano. En esto coincide el editor del Periódico Noroeste de Culiacán, Francisco Cuamea, entrevistado por CONTRASEÑA.

Humberto Melgoza Vega

Desde que el narcotraficante Joaquín Archibaldo Guzmán Loera se fugó del penal de máxima seguridad de El Altiplano el pasado 11 de julio no se había tenido conocimiento y menos de manera oficial, de que la cacería desatada desde el gobierno era real y menos que le pisaban los talones, próximos a lograr su recaptura.

Fue hasta la semana pasada que la cadena estadounidense NBC (National Broadcasting Company) informó que al escapar de sus persecutores, “El Chapo” había resultado herido en la cara y en una pierna.

Aunque inicialmente el titular de la Comisión Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, rechazó la versión difundida por la NBC, al día siguiente la Procuraduría General de la República (PGR) lo confirmó de manera oficial, aunque aclararon que las heridas sufridas por el capo no fueron resultado de un enfrentamiento directo con la Marina Armada de México, quienes encabezan el operativo para su recaptura.

“Como parte de estos esfuerzos y derivado del trabajo de inteligencia e intercambio de información con agencias internacionales, se han realizado operativos en todo el país, mismos que en las últimas semanas se han focalizado en la región noroeste del territorio nacional”, establecía el boletín emitido por el gobierno de la República.

De acuerdo al documento, como consecuencia de estas acciones y para evitar su aprehensión “en días recientes el prófugo realizó una huida precipitada, que de acuerdo con la información recabada le causó lesiones en una pierna y en el rostro”.

“Es importante precisar que estas heridas no fueron producto de un enfrentamiento directo”, se asentó en el comunicado, donde agregaban que  “conforme a las instrucciones del presidente de la República, el Gabinete de Seguridad continúa realizando todas las acciones que permitan lograr la reaprehensión de este delincuente”.

De acuerdo a la ruta de escape del Chapo, luego de salir por el túnel de más de un kilómetro de longitud, que desembocó justo en su celda, el líder del Cártel de Sinaloa viajó por tierra a Querétaro de donde fue trasladado en una avioneta hacia la sierra de Sinaloa, en la zona conocida como el “triángulo dorado” donde confluye la parte montañosa junto con Durango y Chihuahua.

Los primeras huellas del paso de los marinos ya fueron registradas en Tamazula, Durango, estado de donde es la tercera esposa del Chapo, Emma Coronel Aispuro, con carros calcinados, y en Cosalá y El Limoncito, Sinaloa, donde los marinos sembraron el terror lanzando proyectiles desde el aire contra las casas, lo que ha provocado el desplazamiento de cientos de familias de la zona serrana hacia las ciudades.

De entrada, para una persona de su edad –Joaquín Guzmán nació en la Navidad de 1954, en La Tuna, Sinaloa, actualmente tiene 60 años—y además herido, como confirmó el gobierno, ha de ser muy difícil andar a salto de mata en una zona tan accidentada como lo es la Sierra Madre Occidental, considera el periodista Francisco Cuamea, jefe de Información del Periódico Noroeste, de Culiacán.

“La primer desventaja que tiene El Chapo es su edad, arriba de 60 años, y no es lo mismo andar a salto de mata en la sierra que cuando tienes 15; y segundo, me llama la atención que el gobierno federal salga a dar conferencia de prensa para dar detalles de los operativos, para advertir que lo andan cazando, ya es un compromiso público muy fuerte porque si no lo atrapan sería un fracaso más de la administración de Peña Nieto, por eso yo considero que están próximos a capturarlo”, argumenta.

A consecuencia de la cacería desatada en contra de El Chapo “se ha dado una ola de desplazamiento interno forzado y las víctimas que han salido huyendo argumentan que fue por los operativos realizados por la Marina en esa zona”, agrega.

Cuamea explica que tiene lógica que El Chapo haya decido esconderse en esa zona de difícil acceso, llena de rocas, brechas y cañones, adonde solo se puede llegar en vehículos todo terreno –se dice que “El Señor de la Montaña”, como lo llaman en los corridos, se desplaza en cuatrimoto— y por aire.

Para moverse en esa amplia zona montañosa, explica el editor de Noroeste, es necesario contar con un guía, porque es muy fácil perderse, y bajar de vez en cuando a la ciudad para abastecerse de víveres, agua y otros implementos necesarios para sobrevivir alejado de la “civilización”.

“El tema es el rastro que vaya dejando, si es cierto que ya lo ubicaron, que le vayan cerrando su campo de acción, si la gente que han detenido ha dado información de sus puntos ahí en la sierra, que vayan acotando sus vías de escape y su logística”, menciona.

Francisco Cuamea reconoce que está muy cerca el fin de El Chapo, ya sea que lo recapturen o que sea abatido por la Marina, operativo en el que participa la DEA estadunidense y se había especulado que también coadyuvaría un cuerpo de elite colombiano similar al que dio de baja en 1993 a Pablo Escobar.

“A mí me da la impresión que al menos están haciendo todo lo posible por capturarlo, ayer así lo anunció la procuradora Arely Gómez; además de la presión mediática, del gobierno de Estados Unidos y de los grupos internos del PRI, necesita el gobierno de Peña Nieto estar fuerte para el 2018, ellos pierden más si no lo capturan”, afirma.

Precisamente, en su comparecencia ante los medios de comunicación el pasado miércoles, la procuradora enumeró una serie de acciones, detenciones y decomisos encaminados a aplicar la justicia por la segunda fuga de Guzmán Loera.

“Por instrucciones del Presidente de la República las instituciones que integran el Gabinete de Seguridad seguirán trabajando de manera conjunta en la detención de Joaquín Guzmán Loera y el resto de los objetivos prioritarios de la delincuencia, tal y como se ha hecho con aquellos criminales que por años lastimaron a los mexicanos, y que hoy rinden cuentas ante la justicia. Guzmán logró escapar de la prisión, pero ni él ni quienes lo ayudaron, escaparán de la justicia”, advirtió la titular de la PGR.

Narco-cultura

El periodista, especializado en temas de narcotráfico y seguridad pública, reconoce que una buena parte de la sociedad sinaloense, particularmente de Culiacán, simpatiza con personajes como El Chapo Guzmán, por lo que representan.

Sin contar las marchas de apoyo que se realizaron el año pasado cuando lo detuvieron en Mazatlán, que fueron patrocinadas por el mismo cártel, “obviamente hay un sector en la sociedad sinaloense imbuida en ese tipo de vida, con la filosofía de ‘vive como rey, en lugar de morir como buey’. El tema de acceder al ‘dinero fácil’ se ha convertido en una vía para acceder a todo tipo de satisfactores”.

Se habla de que existe una “narco-cultura” muy arraigada entre el sinaloense “pero para mí más que nada es una vida fuera de la legalidad, el tema de no respetar el estado de derecho y las reglas básicas de convivencia social está muy extendido, y así puedes empezar desde pasarte un alto, matar a un policía o vender droga”.

Esta parte de la sociedad sí ve como un modelo a seguir a Joaquín Guzmán, a quien lo consideran una especie de héroe, que se ha fugado dos veces de penales de alta seguridad “pero no un justiciero, porque El Chapo no hace justicia, es un Chapo que se burla del Estado mexicano, es un criminal que se burla de los políticos, y a la vez los políticos pues se han burlado de la sociedad, entonces hay un sector de la sociedad que puede sentirse reivindicado cuando el sistema político es burlado, que sean puestos en vergüenza”.

 Sin embargo, “hay otro segmento de la población que rechazan esas manifestaciones, hay un sector de la sociedad que le teme al Chapo, y no al Chapo, sino a lo que representa, porque él es uno, pero los criminales que hay en las calles son muchos. Aquí en Culiacán hay antros exclusivos para la gente que se dedica a la delincuencia y nadie que respete su vida va y se mete a esos lugares, hablo de la gente que vive dentro de la legalidad, por llamarle de alguna manera”.

Históricamente, el Periódico Noroeste ha abordado el fenómeno del narcotráfico en sus páginas, desplegando una amplia cobertura, pero en los años recientes, cuando se dispararon alarmantemente los crímenes de periodistas, han tomado sus precauciones.

“Por seguridad, hemos optado por abordar el tema del narcotráfico a partir de sus consecuencias en la vida social y política de la entidad, es decir, cuando los derechos humanos son violentados, cuando hay funcionarios públicos corruptos, relacionados con el narcotráfico, desde esa perspectiva hemos abordado el tema y en este caso en particular todo nuestro seguimiento ha estado con el enfoque de las víctimas por el desplazamiento forzado, y todo el seguimiento policial de la Marina que se ha desprendido de la información oficial”, concluye. @

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros