Semanario Contraseña

La clave de la información

Suicidios, un problema fuera de control

[vc_row parallax=”” parallax_image=”” hide_border_bottom=”” dark_section=”” no_bottom_padding=””][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Como si se tratara de una epidemia, los casos de suicidio en la localidad siguen a la alza de manera exponencial, una situación que se ha salido del control de las autoridades que se limitan a promover alternativas de prevención ante un problema social en el que influyen factores como la economía, la salud mental y las adicciones

Bibiana García Garza

A pesar de los esfuerzos por promover alternativas y apoyo psicológico a la población para combatir el alto índice de suicidios en esta frontera, la problemática social parece incrementar de manera exponencial año con año.

Aunque no se ha superado la cifra de 25 suicidios que se registraron el año pasado, la situación persiste saliendo del control de las autoridades que han trabajado incansablemente por encontrar una solución viable para reducir la incidencia de casos.

Apenas el pasado domingo 01 de noviembre pasado se registró el decimoséptimo suicidio en lo que va del año.

La víctima fue identificada como Ernesto López Villanueva de 38 años de edad, quien fue encontrado sin vida en su domicilio por su madre.

Ernesto no dejó una carta póstuma, pero los familiares suponen que el hombre decidió acabar con su vida pues sufría de una depresión severa, uno de los principales factores que contribuyen a que las personas tomen la decisión más definitiva para dar fin a sus aflicciones emocionales.

Otro caso se registró el pasado 14 de octubre cuando, sin motivo aparente, un sujeto atacó mortalmente a su vecina con un arma punzocortante y, al verse acorralado por la policía se provocó heridas en el cuello, la cabeza y el pecho hasta causarse la muerte.

Así, desde que inició el 2015 se registraron otros dieciséis casos entre los que se contaron trece hombres y cuatro mujeres de los 24 hasta los 69 años de edad.

Como se recordará, el 2014 cerró con un total de 25 suicidios, cifra que sobrepasó los 16 que se suscitaron en el 2013, por lo que hasta la fecha se contabilizan 58 casos registrados, dicho sea de paso, casi mensualmente.

Por otra parte, en el 2013 fueron 50 las denuncias de intento de suicidio las que se registraron solamente entre los meses de mayo a septiembre, por lo que, al haberse incrementado el número de actos consumados en 2014 y 2015, también ha aumentado el número de intentos hasta la fecha.

Este año también robó titulares el caso de una joven de 16 años de edad que subió al campanario de la Catedral de Navojoa, Sonora, con una altura de diez metros, desde donde se lanzó ante varios testigos que intentaban disuadirla de cometer suicidio.

Aunque sobrevivió, la joven contrajo fracturas múltiples en todo el cuerpo, y más tarde confirmó que su intención era quitarse la vida.

En la mayoría de los casos han intervenido problemas relacionados a problemas mentales, adicción a las drogas, el alcohol o el juego, las crisis económicas, e inclusive las depresiones atribuidas a las fiestas decembrinas.

Esto mientras las autoridades del sector salud tanto a nivel municipal como estatal implementan constantes actividades, pláticas y talleres para advertir de este problema social, causas, efectos y consecuencias en el entorno social así como cómo atender y detectar a las potenciales víctimas.

Focos de alerta a nivel nacional

Es importante mencionar que el problema no es exclusivo de San Luis Río Colorado sino una constante que se suscita en todo el país y a nivel mundial con una tendencia a la alza.

En el marco del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, celebrado el 10 de septiembre, el INEGI dio a conocer que la tasa de suicidios en México pasó de 3.5 a 4.9 por cada cien mil habitantes, esto del 2000 al 2013.

Asimismo, las estadísticas señalan al suicidio como la décimo cuarta causa de muerte en el país con 5 mil 909 casos registrados en el 2013, lo que representa el 1.0 por ciento del total de fallecimientos registrados, con una tasa de casi cinco por cada cien mil habitantes.

Las diferencias por género son notarias y constantes con el paso del tiempo pues para 2013 la tasa de mortalidad por esta causa fue de 8.1 por cada cien mil hombres, y de 1.7 por cada cien mil mujeres.

No obstante, la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio (IASP), así como la OMS coinciden en que para 2011 el suicidio era la segunda causa de muerte en México al aumentar la tasa de suicidas hasta en un 50 por ciento desde ese año.

También advierten que al año mueren por suicidio alrededor de un millón de personas y que cada día hay en promedio casi 3 mil personas que ponen fin a su vida más otros 20 que intentan suicidarse, de las cuales al menos una lo consigue y afecta con ello al menos a seis personas cercanas.

Causas y estadísticas

Entre las entidades con mayor índice de suicidios se encuentran Aguascalientes (9.2 por cada cien mil habitantes), Quintana Roo (8.8), y Campeche (8.5), mientras que Guerrero, Oaxaca y Tlaxcala presentan las tasas más bajas.

Entre todos los casos, el 40.8 por ciento de los suicidios ocurren entre personas de los 15 a los 29 años, donde la tasa alcanza hasta 7.5 suicidios por cada cien mil individuos.

El principal método utilizado por estas personas es el ahorcamiento, el estrangulamiento o la sofocación, y entre los varones el uso de un arma de fuego es el segundo método más empleado, mientras que el envenenamiento por pastillas el más utilizado por las mujeres.

Otro dato señala que el nivel de educación de la mayoría de las personas que cometieron suicidio tenía como grado máximo, en un 31.8 por ciento, estudios de secundaria, mientras que otro 29.9 por ciento de ese universo se encontraba desempleado (a).

No obstante, la mayoría de las mujeres que han acabado con su vida no trabajaba (67.1 por ciento), mientras que la mayoría de los hombres que cometieron suicidio sí lo hacían (73.3 por ciento).

En San Luis Río Colorado, los datos aún varían en cuanto a las particularidades de las víctimas pues el problema se ha presentado entre personas de todas las condiciones sociales, desde la clase alta a la clase baja, así como entre estudiantes, migrantes, ex convictos, trabajadores, adultos mayores y amas de casa.

De acuerdo a datos de la Dirección de Servicios Médicos Municipales, que sigue emprendiendo acciones permanentes para prevenir el problema con pláticas en escuelas y talleres ofertados en distintos sectores de la comunidad, muchos de los casos tienen que ver con la adicción a las drogas legales e ilegales.

Con base en la información proporcionada por los propios familiares de las víctimas, algunos tomaron la decisión de acabar con su vida por depresión, enfermedades terminales, problemas económicos, y adicción a drogas como el alcohol y la metanfetamina.

En el Foro para la Prevención del Suicidio que se llevó a cabo en esta ciudad, también durante el pasado mes de septiembre, las autoridades médicas recordaron que el suicidio tiene causas multifactoriales tales como biológicas, psicológicas, genéticas, sociales, medioambientales y culturales.

Los expertos coincidieron en que el problema lastima el tejido social por lo que exhortaron a la comunidad en general a concientizarse sobre esta problemática y reforzar la atención en el área médica, psicológica e inclusive espiritual, así como en sectores como el trabajo, la educación, la socialización y el manejo del tiempo libre.

El llamado también ha sido dirigido a los medios de comunicación en cuanto a cómo se debe abordar el tema y la información en torno a este problema, evitando el sensacionalismo y promoviendo la orientación oportuna, consciente y objetiva.@

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros