Semanario Contraseña

La clave de la información

[El Infiltrado] Lo científico

[vc_row parallax=”” parallax_image=”” hide_border_bottom=”” dark_section=”” no_bottom_padding=””][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Por Tito Capotito

El presidente Enrique Peña Nieto cumplió con el ritual en una gira de mandatario de la nación y vino a darle un espaldarazo a la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano quien tiene el problema de la falta de liquidez de las finanzas del estado y no podrá seguir culpando a la administración pasada de la situación en que no se ha podido cumplir ni con las nóminas quincenales.

A los nuevos titulares de dependencias y personal contratado se les adeudan meses de salario, lo que se esperaba fuera normalizado de un momento a otro.

Sobre la gira del jefe del Ejecutivo parece haber llamado más la atención el flamante avión comprado por la presidencia cuando gobernaba Felipe Calderón Hinojosa, así que ni como echarle la culpa de darse el lujo de estrenar aeronave al actual presidente.

Cumplido el compromiso de recibir al presidente, la gobernadora deberá venir a San Luis Río Colorado por primera vez con tal investidura, a cerca de cinco meses de asumir el cargo, lo que puede considerarse bastante tiempo si en campaña vino varias veces en períodos cortos.

Una de las actividades que encabezaría en esta frontera la señora es darle posesión tras la toma de protesta de rigor como su representante en el municipio al licenciado Héctor Virgilio Leyva Ramírez, quien ni suda ni se acongoja por no haber sido llamado aún a esa posición que parece tener asegurada.

Ahora que la Secretaría de Economía dio marcha atrás en su intención de cerrar la oficina local y la trasladó a un despacho de edificio propiedad del horticultor Enrique Carrasco Gutiérrez se espera que rinda más frutos además de proporcionar los trámites burocráticos en las actividades de importación y exportación, principalmente.

Todavía no se ha convertido esta representación en una real fuente de financiamiento para nuevos proyectos empresariales y a San Luis Río Colorado si algo le falta es despegar en materia industrial, ni llegan corporaciones de talla internacional o nacional ni se dan inversiones locales que generen nuevas fuentes de empleo.

 

 

Es esta frontera una de las más rezagadas en este rubro y ni modo de echarle la culpa a los  gobiernos nacional o estatales, más responsabilidad tienen en el poco éxito presentado los gobiernos municipales.

Es tiempo que no existe un programa de estímulos a la inversión como se disponen en Tijuana o Mexicali en donde no dejan de establecerse nuevas empresas cada mes.

En este sentido ha faltado visión y voluntad a los gobernantes sanluisinos, prácticamente han resultado reprobados todos los que hemos últimamente de extracción panista aunque los priistas no lo hicieron en la medida de lo esperado para tener mejores frutos.

En materia de ciencia y tecnología sabido es que estamos en pañales en México y cuando alguien realiza un invento o tiene una aportación que hacer a la humanidad, se encuentra con dificultades que resultan un viacrucis superar para dar los pasos que en otras partes son normales y nada complicados.

Viene a colación lo anterior porque hay un investigador sanluisino que dirige una fundación de inventores, Víctor Manuel Pozo Campos, que tiene descubrimientos importantes y parece nadie le ha creído hasta ahora sin que haya podido aterrizar uno solo de estos.

Y cuando quiso concretar uno de los “sencillitos”, un adobe con características únicas de resistencia hasta más que el ladrillo convencional o el block de concreto, más rápido que volando se lo quiso birlar el ex alcalde Manuel de Jesús Baldenebro Arredondo quien incluso lo presentó al gremio de los profesionales de la construcción retándolos a que probaran en laboratorio su consistencia y capacidad de soporte, plan en el que fracasó el cirujano porque inteligentemente el creador del “adoblock” no le dio la fórmula completa.

Es lamentable que en este tipo de trabajo de investigación no exista una política de apoyo financiero por parte del gobierno mexicano.

Habría que comenzar por creerle para que demostrara la utilidad de sus creaciones, pero sucede lo contrario, le van cerrando las puertas una tras otra en todos los niveles.

Más el inquieto sanluisino no se arredra ni se desilusiona y no deja de dedicar su tiempo completo a descubrir lo que a la gente le sirve y que no tiene disponible hasta ahora.

Se necesitan por lo menos de diez a veinte años para lograr un primer éxito en materia de invención.

Esto nos recuerda al ingeniero industrial en electrónica Javier Mendoza Navarrete quien se propuso encontrar nuevos procedimientos en las matemáticas para facilitar la comprensión de la materia “coco” de la mayoría de los estudiantes de todos los tiempos.

 

Cuando ya tenía las primeras aportaciones que nadie ha hecho en alrededor de tres siglos, en la escuela donde laboraba, el Centro de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios número 33, ni permiso le querían dar para que fuera con las autoridades centrales del ramo a presentar sus descubrimientos luego de años de quemar sus pestañas desvelándose.

Y luego en las oficinas de la Secretaría de Educación Pública la misma política de puertas cerradas a este tipo de propuestas, algo que desde luego no debería ser. Total que el tratamiento a quienes quieren darle herramientas de bien a la sociedad deja mucho que desear, no solo la primera respuesta que suele darse a estos que es tildarlos de “locos”.

Por eso estamos como estamos y nunca progresamos, como dice vieja canción.

Pasando a algo positivo, el mejoramiento del transporte público de personas y el de materiales pétreos va a ser un hecho, de hecho ya deben notar los usuarios que abordan unidades cotidianamente una leve mejoría y esto es posible gracias a la tónica de servir con rectitud y apegado a derecho que ha caracterizado al profesor David Topete Hernández.

De su buena disposición y honestidad no hay duda, en lo que hay una incógnita es que si lo dejarán avanzar los intereses económicos que han manipulado y dañado al sector.

La Dirección del Transporte del gobierno del estado estuvo a disposición del zar del transporte que logró entre otras cosas mal habidas alrededor de 150 concesiones para acarreo de materiales, algo sin precedente en la historia.

Ya veremos hasta donde llega el ameritado Topete en su intención de que las cosas se hagan bien y acabar con lo torcido que persiste.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros