Semanario Contraseña

La clave de la información

[FUERA DE LIBRETA] Con Dios y con el diablo

[vc_row parallax=”” parallax_image=”” hide_border_bottom=”” dark_section=”” no_bottom_padding=””][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Sergio Haro Cordero

Con el ajetreo preelectoral que hay en la entidad ha surgido de nuevo el tema de la intención de algunos comunicadores –periodistas, conductores u como se les llame- de convertirse en candidatos de alguna de las fuerzas político-electorales. El caso más reciente es el de Antonio Magaña, quien hasta el viernes de la semana pasada encabezaba el programa periodístico y televisivo “Con Sentido” que se transmitía noche a noche en el Canal 66.

No es la primera vez que esto sucede y la realidad –hasta ahora- es que no han sido las mejores experiencias en eso del tema político electoral. Un caso en Mexicali fue el del profesor Carlos Flores quien en los 90 encabezaba un exitoso programa radiofónico de corte ciudadano con formato de teléfono abierto, Radioperiódico de Hoy.

Al maestro y locutor lo postuló el panismo pero fue apoyado por diversas fuerzas para llegar al Congreso local. El problema es que apenas tocó la curul y se olvidó de la ciudadanía que lo llevó a ese lugar. Se convirtió en el primer defensor –en equipo con Rodolfo Fierro, del PRI- de las  políticas gubernamentales y después de su gestión públicamente, no se supo más de él.

Fernando del Monte en Televisa había forjado una carrera periodística de más de 20 años, con una imagen de seriedad y profesionalismo, pero en el 2007 se cambió de bando y se fue de candidato –perdedor- a la alcaldía de Tijuana. De ahí lo rescataran en puestos públicos pero su prestigio periodístico se esfumó y hoy –casi diez años después- batalla para recuperarlo.

Apenas en las elecciones pasadas el cachanilla Exaltación González, titular del espacio Enlace Informativo, se fue de candidato a diputado federal por el PAN, ganó y hasta ahora poco se sabe de logros reales para la ciudadanía que lo apoyó por el Distrito 01.

Ha habido otros casos donde comunicadores –sin mucho prestigio- se han lanzado al ruedo político y, tras la derrota, han regresado a donde estaban, igual, sin mucho prestigio.

En El Salvador en el 2009 eligieron a un candidato a la presidencia por el izquierdista Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional –que antes fue parte de la guerrilla- Mauricio Fúnez quien hizo el intento de implementar medidas de corte social pero la situación financiera fue su principal obstáculo.

Ahora en Mexicali ha despertado la controversia en cuanto a los comunicadores que brincan al bando de los candidatos. Es evidente que cada quien tiene el individual derecho a la conciencia política, pero la decisión de Magaña ha suscitado reacciones encontradas, basta una ojeada a las redes sociales.

Su programa se convirtió en uno de los más populares del Canal 66 y en las encuestas priistas resultó con un holgado margen sobre otros personajes -militantes del tricolor- que buscaban la candidatura. En suma, hay quienes lo apoyan desde el espacio ciudadano –por sus críticas, por su estilo mordaz y directo- pero a la par hay quienes lo cuestionan y de incongruente no lo bajan.

La decisión del PRI muestra varios temas, uno es que las fuerzas políticas no tienen entre su militancia personajes de arrastre popular, líderes en tal o cual actividad, pero eso en aras de la supervivencia política echan mano no solo de periodistas sino además de futbolistas, boxeadores. En Guatemala la derecha usó hasta un comediante, Jimmy Morales, un cristiano evangélico quien es ahora Presidente de la República.

 El camino

A Magaña lo empezaron a convencer desde finales del año pasado pero los últimos días de enero de este 2016 es cuando finalmente dio su brazo a torcer. En el camino se quedaron Enrique Acosta, Adán Ruiz, Roberto Martín del Campo y Miguel Lepe. En la encuesta aplicada por el PRI Magaña los barrió a todos, pero no cedió a la primera invitación y se dice que tuvo que intervenir directamente el Comité Ejecutivo Nacional del partido tricolor.

Y es que hay temas torales, como el adeudo de Issstecali o el necesario “rebaje” de la nómina municipal, amén de otras inevitables herencias como el proyecto del BRT –de transporte rápido- y las quebradas finanzas municipales, además de la seguridad pública y la implementación del “Mando Único” y el urgente apoyo al área social.

Y aunque por el momento no da entrevistas –por eso de la restricción de la ley- se sabe que busca de entrada conformar un equipo eficaz y con rostro social y una planilla con la que pueda estar en la misma sintonía.

Por lo pronto hizo a un lado cerca de 30 años de carrera periodística por una experiencia que –en un descuido de sus contrincantes- lo lleva hasta la Alcaldía de Mexicali. Basta recordar que el PRI se ha llevado las últimas dos intermedias locales, 2004 y 2010.

Arreglo

El martes de esta semana tuvo lugar una audiencia de conciliación en el Juzgado III Civil en relación a la demanda interpuesta por la titular del DIF y pareja sentimental del alcalde, Sonia Carrillo, contra el titular del portal Periodismo Negro, Jaime Delgado. El acuerdo tiene que ver con la firma de un documento conjunto donde él se disculpa si es que se metió en la vida privada de Carrillo y donde de paso se asiente el necesario respeto al trabajo periodístico investigado y riguroso.

Encono

Por cierto que en el tema de Sonia fue público su coraje contra la dirigencia estatal del PAN debido a la aplicación de una encuesta de opinión –relativa a las simpatías ciudadanas- donde incluyeron dos preguntas relacionadas con la pareja municipal y qué tanto afectaba la imagen pública del alcalde panista. Estaba tan enojada que, ante las cámaras dijo que no debían de meterse en su vida privada.

“No sé por qué les duele tanto la felicidad ajena (…) es una encuesta llena de doble moral (…) imagínate cuántas cosas les sé a los políticos de Acción Nacional (…) cuántos pecados están en la pura casa municipal. Esta intromisión va a tener un costo”, advirtió la titular del DIF Municipal en Mexicali.

Replicantes

El líder estatal del PAN José Luis Ovando desmintió la versión aportada a esta columna –publicada la semana pasada- en el sentido de que le ha cerrado la puerta al ahora ex panista Modesto Ortega Montaño, con quien se topó en un vuelo a la Ciudad de México. El dirigente blanquiazul niega habérsele escabullido a Modesto. “Jamás me ha buscado”, recalcó Ovando.

A su vez Ortega Montaño aclaró –en otro tema- que el comunicador Javier Figueroa alias “El Sureño” no es su representante. Quizá fue un término mal utilizado y la confusión se dio luego que con el ahora ex panista se presentó El Sureño con cámara en mano para grabar la plática periodística.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros