Semanario Contraseña

La clave de la información

[El Eslabón Perdido] Querer no siempre es poder

[vc_row parallax=”” parallax_image=”” hide_border_bottom=”” dark_section=”” no_bottom_padding=””][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Sin duda el candidato a vencer es Ernesto Munro Palacio, que ha demostrado un gran poder de convocatoria y una tendencia a unir al Panismo. Está tan fuerte que para poder competirle y tener cierta afluencia a sus eventos que lucían prácticamente desiertos, unieron esfuerzos los otros tres aspirantes: Francisco García, Enrique Torres y David Figueroa.

Dedicada a nuestro amigo Don Memo Pérez-Díaz, panista de hueso azul, deseando en Dios que libre la batalla de su vida.

Humberto Melgoza Vega

En una nueva estrategia para forzar una elección sin dados cargados cuando se renueve el Comité Directivo Estatal del PAN, si es que esto ocurre algún día, tres de los aspirantes formaron un bloque, supuestamente encaminado a lograr la unidad de los panistas.

Se trata de David Figueroa Ortega, ex aspirante a la candidatura a gobernador, de Enrique Torres, ex secretario de la Sidur en el sexenio padrecista y Francisco García Gámez, ex titular de la Dirección del Transporte con Guillermo Padrés y quien jugó el papel de “Juanito” en la pasada contienda interna donde legitimó con su faramalla la candidatura de Javier Gándara.

La presentación en público de esta frente común la hicieron la tarde del pasado jueves en Ciudad Obregón ante la presencia del dirigente local del PAN y la militancia panista en ese municipio gobernado por el priista Faustino Félix Chávez.

“El ciudadano necesita equilibrios, pero primero en el PAN necesitamos unidad en la convicción y fortaleza en la diversidad de ideas, donde todos cuenten y la mejor estrategia sea la que emerja del análisis, la discusión y las coincidencias de un mejor estado”, sintetiza el pronunciamiento conjunto enviado por el equipo de comunicación de David Figueroa.

De acuerdo a lo anunciado por los tres amigos, la intención es recorrer todo el estado de manera conjunta, presentándose como un factor de unidad en un partido que se encuentra tan desgastado luego de la debacle electoral de junio de 2015, con todo y la cacería de brujas emprendida por el gobierno priista y por el propio canibalismo practicado entre los mismos panistas.

Este ejercicio podría ser interesante y hasta necesario en caso de que la inspiración sea genuina, y no la intención de formar un TUCNM, Todos Unidos Contra Neto Munro, aspirante a la dirigencia estatal quien hasta ahora se percibe como el más fuerte, no sólo por su antigua militancia, sino además por su cercanía manifiesta con el líder estatal, el “delegado” Leonardo Guillén, y especialmente con Damián Zepeda Vidales, influyente secretario general del Comité Nacional del PAN, quien le habla quedito al oído al presidente Ricardo Anaya, quien anda distraído en su loca carrera por ser el candidato presidencial en 2018.

A Ernesto Munro, secretario de Seguridad Pública en el llamado Nuevo Sonora, de los pocos que han brincado públicamente cuando se pretendió manchar su reputación, algunos ya lo ven como el candidato a vencer, aun por encima de David Figueroa, quien tiene una amplia penetración en las bases, pero que no despierta mucho entusiasmo entre los principales liderazgos del partido azul y blanco.

Otro de los aspirantes a la presidencia estatal del PAN es Alejandro López Caballero, ex alcalde de Hermosillo, a quien se responsabiliza de la derrota electoral en la capital del estado.

También ex secretario de Hacienda en el primer tramo del sexenio de Guillermo Padrés, en donde inicialmente se le consideraba como su delfín pero que salió del gabinete en medio de señalamientos por malos manejos en las finanzas públicas, hace una semanas enfrentó las acusaciones del senador Pancho Búrquez, quien declaró en un programa de radio en vivo que López Caballero andaba comprando impunidad con el gobierno de Claudia Pavlovich a través de los votos de los diputados “lopezcaballeristas” en el Congreso del Estado, esos diputados a los que el PAN marginó de su bancada y quienes tienen un proceso abierto en el Comité Estatal por “indisciplina”.

Son tantos los tiradores a la dirigencia estatal, al menos cinco, sin contar a la tremenda diputada Célida López, que además del Neto Munro el más fuerte candidato a quedarse en la silla se llama Leonardo Guillén, quien de interino o delegado podría convertirse de facto en presidente del Comité Directivo Estatal, nomás que se descuiden.

Fusiles

Al que parece que le andan siguiendo los pasos es al inquieto alcalde de San Luis Río Colorado, Enrique Reina Lizárraga. Resulta que hace tres días anunció el programa “San Luis Seguro” y apenas ayer trascendió que el alcalde Maloro Acosta anunció en la capital del estado el programa “Hermosillo Seguro”.

Mientras que en esta frontera el programa está encaminado a involucrar a la ciudadanía en labores de vigilancia en algunas colonias conflictivas ubicadas en el área del Nuevo San Luis, en Hermosillo, donde el problema de inseguridad es verdaderamente serio, como lo han señalado partidos políticos y medios de comunicación.

O es mucha coincidencia, o algo está haciendo bien el alcalde de San Luis

como para que los estrategas del Maloro pretendan copiarlo, como ya hicieron antes con otras campañitas de seguridad entre éstas la de prevención de accidentes.

Es evidente que el PRI tiene los ojos puestos en este municipio, el cual desearían recuperar en las próximas elecciones, pero para eso tendrán que aplicarse y a fondo.

El programa San Luis Seguro es una mera campaña mediática, pero no deja de ser importante para atender el necesario tema de la seguridad en nuestro municipio, antes de que a Enrique le crezcan los enanos.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros