Semanario Contraseña

La clave de la información

Contrato de parquímetros: cuidado con las ‘letras chiquitas’

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Mientras que algunos encuentran favorable la propuesta de instalar parquímetros en el primer cuadro de la ciudad, para otros todavía existen muchas dudas en el aire respecto al proyecto que parece poco viable y costoso, sobre todo en cuanto a las cláusulas del contrato en las que se estipula que la empresa podría llevarse hasta el 80 por ciento de las ganancias en un periodo de 15 a 20 años

Bibiana García Garza

SAN LUIS RIO COLORADO.- Antes de proceder a firmar el contrato con la empresa de los parquímetros que se propuso instalar en el primer cuadro de la ciudad, Canaco y el Ayuntamiento deberán tomar en cuenta la opinión de los comerciantes y de la comunidad en general pues el proyecto podría llegar a convertirse en un problema en lugar de una solución, advierten algunas voces al interior del gobierno municipal.

Como se recordará, hace poco más de tres semanas la comuna confirmó la propuesta de Canaco para que la empresa ‘Galos Parking’ de Monterrey, Nuevo León, instale parquímetros en la zona centro de la ciudad con el fin de reactivar el comercio y abatir el acaparamiento de espacios de estacionamiento.

Este problema ha prevalecido durante años en el centro a causa de que los jornaleros y obreros que trabajan del otro lado de la frontera dejan sus vehículos durante todo el día en los cajones que corresponderían a los clientes que acuden a diario a los comercios de esa zona.

Los directivos de la compañía ya visitaron esta ciudad y expusieron ante los integrantes del Cabildo las características y bondades del servicio que ofrecen, mismo que incluye la instalación de cámaras de video-vigilancia con un costo para el usuario –tentativo- de dos pesos por 15 minutos, o bien, de 8 pesos por una hora.

Hasta el momento, algunos regidores, principalmente quienes integran la Comisión de Desarrollo Urbano –del PAN-, como Canaco, ven en la propuesta de contrato inicial del servicio como un proyecto viable que representará buena alternativa, sobre todo para los comerciantes del primer cuadro.

Se trata de alrededor de mil 500 parquímetros de acero reforzado “anti-vandalismo”, con una dimensión de 1.75 metros de altura por 38 centímetros de ancho, los que se pretende instalar, tentativamente, de la calle Morelos a la Sexta, y de la avenida Internacional a la avenida Hidalgo.

De acuerdo al último estudio realizado por el Ayuntamiento, se cuenta con 2 mil 250 cajones de estacionamiento en el primer cuadro de la ciudad, de los cuales el 60 por ciento son ocupados por el mismo vehículo por más de 12 horas.

De esos, el 28 por ciento son utilizados por personas que trabajan en Estados Unidos, mientras que el 32 por ciento restante por empleados y comerciantes, por lo que sólo el 40 por ciento de los espacios están disponibles para los consumidores, turistas y/o visitantes.

Para verificar si la iniciativa es realmente viable, Canaco confirmó esta semana que con el apoyo de la Universidad Estatal de Sonora (UES) llevaría a cabo una consulta entre los comerciantes del centro a partir del próximo mes de mayo.

Canaco y Ayuntamiento también proponen que se conforme un fideicomiso para que el recurso que se recaude a través de los parquímetros, en algún porcentaje “todavía por definir”, sea a beneficio directo de los comerciantes del primer cuadro, además de que se definirían detalles como todo lo relacionado a las cámaras de vigilancia de los aparatos.

Ambas partes han reiterado que si los comerciantes se pronuncian en contra del proyecto se suspenderá la propuesta y se buscarían otras alternativas para solucionar el problema de los estacionamientos del centro.

Cláusulas y condiciones del contrato

Al respecto, el regidor priísta, Jesús Félix Parra, refirió que se trata de un tema de suma importancia cuyas decisiones no se pueden tomar de manera unilateral, es decir, sólo entre la comisión de Desarrollo Urbano y Canaco, sino que incluya a todo el cuerpo colegiado y a la comunidad en general.

“Nosotros le pedimos al Presidente que tenga mucha apertura pues es una decisión importante que no puede ser tomada por siete personas, creo que considerar la opinión de todos los regidores y sobre todo de los comerciantes porque todavía no se sabe qué vamos a hacer con un contrato ya firmado si eso al final de cuentas no funciona, por ejemplo”, comentó.

Y es que todavía queda muchas dudas, advirtió, sobre todo en lo que respecta a la firma del contrato con sus condiciones y cláusulas estipuladas para dentro de 15 ó 20 años más.

En este periodo de tiempo la empresa se llevaría el 80 por ciento de la ganancia dejándole al municipio sólo un 20 por ciento, que es lo que se pretende que vaya al fideicomiso que se quiere conformar, explicó.

“Creemos que de entrada está muy mal negociada la propuesta en eso de que la empresa se lleve hasta un 80 por ciento de la ganancia”, agregó

Aunado a ello, dijo, que en otras ciudades se han detectado muchos intereses e irregularidades en torno a este tipo de empresas y proyectos, por lo que es preciso que se revise a conciencia la iniciativa que se expuso para San Luis Río Colorado.

“Son muchas las dudas que tenemos sobre esta empresa de parquímetros (Galos-Parking), y pues no nos han dicho bien sobre cómo se va a recuperar la inversión, pero si al municipio le dejan el 20 por ciento para un fideicomiso entonces no es una prioridad”, anotó.

Esto porque, recordó, se supone que ese dinero es para remodelaciones e infraestructura en el centro, sin embargo, esa rehabilitación ya se hizo a base de endeudamientos de la pasada administración que además dejó en la ruina a los comerciantes del centro.

“¿Cómo es que eso va a apoyar a los comerciantes entonces, si es a ocho pesos por hora por mil 500 estacionamientos a recuperar en 15 ó 20 años, creo que no sale. Es un negociazo”, agregó.

Por ese motivo, reiteró, es importante que se busque la manera de crear un consejo entre comerciantes, ciudadanos, emigrados, Canaco y el Ayuntamiento para encontrar otras alternativas a la problemática en un centro que ya viene lastimado por la remodelación efectuada del año pasado.

“Hay que concientizar y ver que ese mismo desorden que se provocó nos está llevando a buscar soluciones que a lo mejor no nos van a favorecer, por lo que hay que buscar alternativas que funcionen al corto plazo”, afirmó.

Esta postura, aclaró, no se expone con el ánimo de polemizar ni politizar el tema, sino sólo con la intención de evitar que el Presidente Municipal proceda a tomar decisiones de manera unilateral.

No todos de acuerdo

Aunque algunos dueños de negocios del área han manifestado extraoficialmente que están a favor de esta iniciativa con tal de deshacerse del problema del acaparamiento de cajones que generan los trabajadores agrícolas, también hay quienes están en desacuerdo.

Igualmente han opinado ciudadanos ajenos al centro que acuden de vez en cuando a realizar sus compras a esas tiendas a quienes tampoco les parece la idea de pagar por su estacionamiento ya sea por 15 minutos o más de una hora.

Para la dueña de terreno de estacionamiento que se localiza por la calle Hidalgo entre las calles Cuarta y Quinta, frente al Palacio Municipal, Rebeca Galindo, lo más seguro es que los parquímetros no afectarán a su negocio, en donde cobra 20 pesos por entrada y por tiempo indefinido.

Aun así, es posible que los consumidores que acuden al centro sí los vean como un obstáculo porque la mayoría de la gente opta por evitarse los cobros, aunque sería también una opción más para todos, dijo.

“Para mí sí es viable, no creo que afecte mi negocio porque la gente que quiera estacionarse aquí tendrá la opción, o si no afuera, y a los comerciantes es a lo mejor a los que más les convenga aunque con los clientes quién sabe”, expresó.

No obstante, estuvo de acuerdo en que, como otros sanluisinos lo han externado a través de las redes sociales y de viva voz, es posible que la gente opte por estacionamientos privados instalados desde hace años en distintos puntos del primer cuadro, que por pagar un parquímetro por hora.

Galos Parking

En torno a la empresa que pretende establecer los parquímetros en este municipio mucho se ha hablado a nivel nacional, un aspecto que hay que tener en cuenta, admitió el edil, Jesús Félix.

De acuerdo a una revisión de antecedentes en medios digitales, en el municipio de Guamuchil, Sinaloa, la compañía demandó a ese Ayuntamiento por incumplimiento de contrato desde el 2014 porque al final la autoridad municipal determinó que no se instalarían los parquímetros.

Igual que como se pretende hacer aquí, se propuso instalar parquímetros en el centro de la ciudad en apoyo al comercio, a la movilidad vehicular ya implementar mayores medidas de seguridad a petición de las cámaras empresariales.

La empresa, según reza la información publicada por El Debate de Guamuchil el 13 de septiembre del 2015, estaba obligada a prestar el servicio público durante el tiempo que duraba la concesión y ya se tenía prevista una fecha de instalación aunque al final no se permitió la instalación de los aparatos por lo que la empresa entabló una demanda.

Esto porque, aseguró Galos Parking, ante el no cumplimiento del contrato existen pérdidas de recursos por lo que el gobierno de esa ciudad estaría obligado a pagar hasta 90 millones de pesos, de los cuales 80 es el costo de éstos, y el resto es lo que la empresa ganaría en un año, apegándose a una de las cláusulas del contrato.

Dicho contrato, a su vez, contiene varias irregularidades, según advirtió dicho Ayuntamiento, aunque no se especificó cuáles, caso que la actual administración de Guamuchil espera ganar pero que seguía en curso al menos hasta finales del mes pasado.

Por otra parte, en Guaymas, Sonora, ya se firmó el contrato para instalar más de cien parquímetros en el primer cuadro de la ciudad con Galos Parking, quien se llevará una ganancia del 70 por ciento del total de lo recaudado.

Ahí, el costo por hora de cada cajón será de entre 10 y 15 pesos durante los primeros tres años del contrato planeado a 15 años por lo que al mes, la compañía regiomontana recibiría alrededor de medio millón de pesos mientras que el Ayuntamiento de Guaymas captaría unos 200 mil pesos.

En esa ciudad también ha surgido la controversia por el tema, principalmente porque no se analizó la propuesta de ninguna otra empresa para proceder con el proyecto ni tampoco se consultó previamente a los comerciantes.@

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros