Semanario Contraseña

La clave de la información

El PRD cumple 27 años con deuda y sin figuras

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

En la Cámara de Diputados y la ALDF perdió la mitad de sus legisladores; en la CDMX, su principal bastión, cedió 8 de las delegaciones que gobernaba
El Partido de la Revolución Democrática (PRD) llega a su aniversario 27 con una deuda superior a los 85 millones de pesos, sin sus fundadores y con derrotas, pues recientemente perdió sus gobiernos históricos en Zacatecas y Guerrero, ocho delegaciones en la Ciudad de México, así como la mitad de sus legisladores en la Cámara de Diputados y en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).
“El PRD llega a sus 27 años no con la fortaleza que debería tener, no con el suficiente empuje que nos ha dado la ciudadanía, lo hemos perdido. No hay buenos y malos, pero hay intereses de Andrés Manuel (López Obrador) que son mezquinos porque quiere restarle fuerza al PRD. El que se fue, se fue y los que estamos en el partido tenemos que enfrentarnos a nuevos retos para recomponerlo”, dijo el senador Luis Sánchez.
Después de haber sido refugio de conocidos personajes de la política nacional, a partir del 2000 comienza la desbandada de sus fundadores, como Porfirio Muñoz Ledo, Alfonso Ramírez Cuéllar, Cuauhtémoc Cárdenas y Alejandro Encinas Rodríguez.
De los estados que llegó a gobernar, sólo le quedan cuatro: Oaxaca, Michoacán, Morelos y Tabasco. El PRI le arrebató sus bastiones Zacatecas y Guerrero.
Fundador del PRD, Sánchez sostuvo que se puede hablar de un antes y un después en el partido: el que fue visto en los primeros años de su creación, en 1989, como una vía para cambiar el país, y el que se trasformó, con el paso de los años, en un partido que sólo fue utilizado como mero trampolín para ocupar cargos de elección popular.
A su juicio, la debacle del sol azteca, de la que no se ha podido recuperar, inició en 2006 con la derrota de López Obrador en las elecciones presidenciales, a lo que siguió el enfrentamiento de 2008 entre Jesús Ortega y Alejandro Encinas por la dirigencia nacional del partido.
“Todo esto nos quitó muchísimos votos y nos restó credibilidad como partido. Hay mucha gente que ahora nos ve con recelo, incluso con coraje. Cuando López Obrador tomó Reforma nos pegó durísimo. Nos quitó muchos votos de la clase media en la capital porque afectamos sus negocios, sus trabajos. A esos personajes no les importó lastimar el partido. Desde ese entonces no hemos recuperado esa fortaleza que teníamos”, indicó.
Y agregó: “El PRD llega a sus 27 años con muchos retos, como por ejemplo restaurar la unidad. En estos momentos prevalece en el partido una visión muy distinta: por una parte Los Galileos y Nueva Izquierda aseguran que la fortaleza del PRD está las alianzas que haga con el PAN, y habemos otros que pensamos que la fortaleza del partido radica en los propios perredistas”.
En este sentido, indicó que estas dos visiones se reflejan en los comicios que se realizarán el próximo 5 de junio por 12 gubernaturas. En cinco estados, Veracruz, Durango, Oaxaca Zacatecas y Quintana Roo, el PAN y el PRD acordaron ir en alianza; en el resto, el sol azteca prefirió ir solo. En Tlaxcala, donde compite Lorena Cuéllar, aseguró que este instituto político tiene posibilidades de ganar.
[Fuente Razón de México]

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros