Semanario Contraseña

La clave de la información

Tiene Banco de Sangre ‘anemia’ de personal y donantes

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Ante la creciente necesidad de transfusiones sanguíneas que registran diariamente hospitales públicos y privados locales, el Banco de Sangre apenas se da abasto para proveer de unidades por falta de equipo humano y escasez de donantes, una situación que se espera desahogar con la implementación de un programa permanente para convocar a donadores voluntarios

Bibiana García Garza

SAN LUIS RIO COLORADO.- La falta de cultura de donación de sangre tanto a nivel estatal como local representa actualmente la mayor limitante para bancos de sangre, hospitales y clínicas, lo que a su vez repercute en la posibilidad de salvar vidas ante diferentes emergencias médicas que se atienden a diario.

En gran medida, coinciden especialistas en la medicina transfusional en el estado y la localidad, esa escasa cultura y conciencia de la población radica en la falta de promoción, la desinformación y los mitos acerca de supuestas consecuencias negativas que conlleva el donar sangre.

El pasado 14 de junio, Día Mundial del Donante de Sangre, se dio a conocer que en Sonora sólo el 1.5 por ciento de la sangre se dona de forma voluntaria, mientras que el 98 por ciento del tejido que se recibe es para reposición, lo que incrementa cada día más la necesidad de fomentar la participación de voluntarios.

Esto porque la reposición es obligatoria, es decir, se debe pagar con unidades lo que algún paciente necesitó en alguna emergencia o cirugía, sin embargo, esa cantidad no es suficiente para abastecer la creciente demanda.

En el caso de San Luis Río Colorado, por el número de habitantes y el número de camas en alrededor de ocho hospitales y clínicas se estima que se requieren al menos 200 unidades de sangre al mes, de poco más de 450 mililitros cada una.

No obstante, son pocos los donantes voluntarios que acuden al Banco de Sangre local, ubicado a en el edificio del Hospital General, por la avenida Guadalupe Victoria y calle Ocho, y menos aun los que califican para convertirse en donantes.

De acuerdo con la doctora especialista en Medicina Transfusional y titular del Banco de Sangre en esta ciudad, Sofía del Carmen Jiménez Solís, generalmente se reciben 30 donadores voluntarios al día, y de éstos apenas nueve o diez califican.

Este mes, mencionó, se registraron alrededor de mil 732 pre-donantes, sin embargo, sólo se pudo recibir al 40 por ciento de éstos para abastecer el Banco de Sangre, encargado de proveer a los hospitales tanto con tejido sanguíneo como con plaquetas o plasma.

La sangre es vida

Parte de la realidad que en torno a este tema se vive en esta ciudad es que en algunas ocasiones la sangre tiene que solicitarse de emergencia a Mexicali y considerarse con ello factores como tiempo, disponibilidad, personal y traslado.

En otros casos, el Banco de Sangre sólo provee a los médicos lo que puede pues muchas veces simplemente no se cuenta con toda la cantidad requerida, comentó Jiménez Solís.

Esta problemática es constantemente corroborada por pacientes que han vivido en carne propia el viacrucis que ha representado para sus familiares el conseguir sangre o donantes ya sea por una cirugía, un parto o alguna otra emergencia médica, lo que muchas puede significar la diferencia entre la vida la muerte.

Ello a pesar de que la encargada del Banco de Sangre local trabaja también en la capacitación y concientización al interior de la comunidad médica con el fin de que preparen el terreno -en lo que a reserva de sangre se refiere- y se hagan las llamadas ´pruebas cruzadas´ antes de programar una cirugía.

Dicho procedimiento técnico, explicó, se lleva a cabo con gotas de sangre del paciente y de la unidad programada para transfundir con el fin de verificar y certificar la compatibilidad, sólo entonces se puede reservar dicha unidad.

De la misma manera se trabaja en evitar la sobre-transfusión pues no en todos los casos es necesario utilizar sangre, además de considerar los casos de pacientes que por su religión rechazan dicho procedimiento y hay que tomar otras medidas para detener las hemorragias, aunque la recuperación es más lenta, indicó.

En cualquier caso, advirtió, es necesario contar con un ´stock´ de sangre para solventar emergencias en las que se presenten hemorragias agudas como en los partos, para los que por lo general es altamente prioritario contar con un abastecimiento de tejido.

Según las estadísticas, después de los procedimientos químico obstétricos (partos), la sangre es mayormente requerida por personas que presentan heridas sufridas en accidentes automovilísticos así como por arma blanca o de fuego, a lo que le siguen los pacientes con enfermedades crónico degenerativas como insuficiencia renal crónica o anemias severas, precisó la doctora.

En contraste, reiteró, la donación voluntaria sigue en números rojos, principalmente por la falta de información y conciencia.

“La gente desconoce que hay un banco de sangre aquí y que pueden venir a donar, o los requisitos, hay mucha falta de información”, expresó.

Y es que quienes acuden a donar actualmente, añadió, ya se encuentran en un nivel de consciencia más evolucionado al solidarizarse con la necesidad que se tiene.

“… son personas que ya tienen un grado de madurez mental y emocional así como experiencia de vida para ver que otro necesita de lo poco que puedes dar”, anotó.

Generalmente, señaló, un paciente que ha perdido sangre requiere de una a cuatro unidades para recuperarse de manera inmediata, lo que representa oxígeno para el cerebro y todos los órganos.

Los tipos de sangre que más se requieren son la O+ y la O-, que son los grupos ´universales´, pero de los que menos se reciben, agregó, otro motivo por el que se estará trabajando en reforzar la promoción de las donaciones voluntarias.

Falta de personal

Otro factor que repercute en el bajo índice de donadores de sangre que se logran captar es la falta de personal en los diferentes departamentos que maneja el Banco de Sangre local, en los que actualmente sólo trabajan la doctora Jiménez Solís y otra especialista.

Eso significa que además reforzar tareas de reclutamiento y difusión, dos personas deben hacerse cargo de los departamentos de Serología, Hematología, Fraccionamiento, y Conservación, así como de enviar pruebas a la capital del Estado, atender a la gente, programar citas y realizar otros procedimientos técnicos necesarios para sacar adelante el trabajo del diario.

La idea es que con el programa permanente de promoción de donación voluntaria  se lleven a cabo trabajos de difusión y reclutamiento en universidades y empresas locales por los acuerdos establecidos con el Centro Estatal de Transfusión para este año, pero mientras no se cuenten con voluntarios y personal para realizar dichas tareas, no es posible aterrizar el proyecto.

Precisamente, el pasado miércoles estaba programado el primer evento de reclutamiento de donadores en el CUT, campus San Luis Río Colorado, pero fue suspendido porque no llegó el personal capacitado de Hermosillo como estaba programado.

Esta situación tiene que ver también con los retrasos que se presentan todavía por el cambio de administración gubernamental en el estado.

“Sólo falta difusión y reclutamiento que se hará en todas las universidades, pero aunque ya se tiene el convenio establecido ahorita no se tiene personal; ya se trabaja en darle forma y fuerza al programa, lo que necesitamos es el equipo humano”, apuntó la especialista.

Esas labores de reclutamiento, externó, se tienen pensadas para desarrollarse en universidades y empresas, además de llevar pláticas a escuelas secundarias y primarias con el fin de introducir a los pequeños en el tema y hablarles sobre la importancia que tiene la donación de sangre.

Control de calidad

Mientras tanto, refirió la titular del Banco de Sangre en San Luis Río Colorado, se siguen difundiendo folletos e información para desmitificar “teorías” comunes acerca de la donación de sangre.

Entre esos mitos se encuentran el que donar sangre sube o baja de peso, que debilita el cuerpo o que las personas con tatuajes y perforaciones no son nunca candidatos para una donación (pueden hacerlo 12 meses después de su último tatuaje o ´piercing´), así como que afecta la vista y causa impotencia.

Nada de eso es cierto sino que por el contrario, abundó la doctora Jiménez, existen numerosos beneficios que conlleva el contribuir con la causa, como el que limpia el organismo y, sobre todo, que puede ayudar a salvar vidas.

En lo que sí se trabaja con los donantes, admitió, es en verificar que la sangre recibida sea segura y libre de cualquier enfermedad, esto tanto antes de la donación mediante cuestionarios confidenciales y confirmar que la persona cumpla con los requisitos establecidos por la norma oficial, como después de recibirse el tejido, a través de procedimientos técnicos de laboratorio.

En primera instancia, se toma una muestra para realizar una prueba biométrica hemática básica y posteriormente un examen médico en privado para asegurar las condiciones de salud del donador, todo hecho con material estéril, nuevo y desechable.

Por lo tanto, se puede confirmar que la sangre recibida es saludable y que los donantes participen bajo las mejores condiciones de salud física y sin recientes exposiciones a situaciones de riesgo, así como también cuidando otros factores recientes como que el paciente no se haya expuesto o haya padecido Dengue, Zika o Chikungunya.

Bajo todos estos lineamientos, confirmó la titular del Banco de Sangre, es que se emprenderá la campaña permanente de donación de sangre no remunerada, en la que se espera pronto contar tanto con donantes como con voluntarios y el personal suficiente con el fin de abastecer de manera segura a las instituciones médicas públicas y privadas de este ciudad.

Para este trabajo, se capacitará también a nuevos promotores y reclutadores voluntarios, concluyó. @

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros