Semanario Contraseña

La clave de la información

El Eslabón Perdido – Don Carmelo vs Jorge Morales

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Humberto Melgoza Vega 

Las revelaciones hechas el pasado miércoles por Kathya Félix, la esposa del ex secretario de Comunicación Social en el sexenio de Guillermo Padrés, Jorge Morales Borbón, ponen en entredicho la actuación de la Fiscalía Anticorrupción, encabezada por el militante priista Odracir Espinoza Valdez.

En caso de ser ciertas estas sospechas, la credibilidad y actuación del implacable fiscal anticorrupción quedarían en entredicho, con el riesgo de que el teatro se les viniera abajo.

Resulta que la esposa de Jorge Morales, el único ex funcionario que ha sido encarcelado por el actual gobierno estatal, en un franco ajuste de cuentas, se dio a la tarea de buscar y encontró a uno de los principales acusadores de su marido, quien resultó ser un señor de 76 años, quien no ve bien, apenas se le entiende lo que habla, y no sabe leer ni escribir.

Se llama Alberto del Cid Carmelo y asegura haber sido llevado con engaños a presentar una denuncia contra una persona que ni conoce a cambio de mil 400 pesos que le ofrecieron.

El nombre de don Alberto aparece en la primera página de la querella, la cual está acompañada de una X como rúbrica, ya que el señor es analfabeta.

Presentada en diciembre de 2015 –Morales fue detenido el lunes 1 de febrero de este año–, la querella firmada por Del Cid Carmelo, quien da una dirección falsa, en Guaymas, Sonora, esta enderezada también contra Luis Montejano, quien era el segundo de a bordo de Jorge y que desde finales del año pasado se volvió ojo de hormiga.

La denuncia es por enriquecimiento ilícito, falsedad de declaraciones, tráfico de influencias, extorción (sic), evasión fiscal y lo que más resulte…

Convertida en una férrea defensora de su marido, la ex reportera del Grupo Larsa encontró al septuagenario, quien vive en condiciones de pobreza extrema, y le dijo que no sabía ni quién era Jorge Morales. Apoyada con su teléfono celular gravó un video con las confesiones de don Alberto el cual subió a las redes sociales como Twitter y Facebook, reproducido y compartido “N” veces, generando una serie de reacciones entre coraje y desconcierto.

También, aprovechando la buena relación que tenía su marido con José Gil Olmos, uno de los más experimentados reporteros de la influyente revista Proceso, logró que éste publicara una nota, difundida por la agencia Apro y replicada en medios de comunicación de gran parte del país.

No hay nada más peligroso que una mujer, herida en su orgullo y su corazón, como es el caso de Kathya, quien está defendiendo con uñas y dientes a Jorge Morales, al cabo que no tiene nada que perder ya que incluso la despidieron de su trabajo como vocera de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), por presiones externas al organismo.

Mientras el escándalo estallaba en Sonora, Odracir Espinoza se encontraba (o se encuentra) de paseo en Washington, a  donde acudió para recibir un reconocimiento del gobierno norteamericano en representación del gobierno de Sonora como uno de los líderes mundiales en el combate a la corrupción.

De su tour por la capital de los Estados Unidos dan cuenta una serie de fotos en las que sale acompañado de algunos de sus colegas posando como si fuera un modelo de revista de modas.

Ante el golpe bien asestado, que también pudiera haber sido orquestado por los propios demandados, como han comentado algunos columnistas de Hermosillo, defensores a ultranza del actual gobierno estatal –lo que también sería un gol y desnudaría la ineficacia de la dependencia–, la Fiscalía Anticorrupción apenas atinó a emitir escueto comunicado de prensa, en donde piden que no se hagan cosas en los que ellos ya tienen callo.

La Fiscalía Especializada para la Investigación de Hechos de Corrupción  hace público lo siguiente:

– Las acciones que se realizan por parte de esta Fiscalía se fundamentan en la Ley y de acuerdo a los procesos que se indican en ésta.

– Por tanto, la Fiscalía no puede ni debe litigar en redes sociales o en medios de comunicación, procesos legales a su cargo, ni emite opiniones.

– Efectivamente, uno de varios denunciantes ante esta Fiscalía de delitos atribuibles al señor Jorge Morales Borbón, en su calidad de Secretario de Comunicación Social en la pasada administración estatal, lleva por nombre Alberto del Cid Carmelo.

– Sin embargo, el señor Morales Borbón no se encuentra privado de la libertad por la denuncia del señor Alberto del Cid Carmelo, sino por los hechos y las pruebas que con contundencia nutrieron la consignación y que un juez determinó como suficientes.

– La Fiscalía Especializada para la Investigación de Hechos de Corrupción invita cordialmente a quienes tengan queja o deseen denunciar cualquier situación, a que lo hagan ante la autoridad correspondiente y se determine lo que apegados a la Ley es conducente.

Luego de haberlo dejado morir solo cuando se le inició el proceso que lo llevó a la cárcel, el ahora dirigente estatal del PAN, Leonardo Guillén Medina, emplazó a la Fiscalía para que aclare esto que parece ser una caso de fabricación, si no de culpables, al menos sí de testigos, y recomendó a la esposa del inculpado a que no se quede en la mera denuncia pública, sino que lleve el caso ante las instancias correspondientes.

Veremos en qué desemboca esta telenovela.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros