Semanario Contraseña

La clave de la información

El Infiltrado – Auge industrial

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Por Tito Capotito

Que la nueva empresa de lo que fue la reconocida Bose no solo proyecte mantener la planta de personal de alrededor de tres mil trabajadores sino que contemple incrementarla por varios miles de obreros más, es una excelente noticia.

Y más lo es el hecho que estén por llegar industrias de nivel internacional, las que van a establecerse en el Parque Industrial Internacional que preside el español Agustín Serna García, al que hay que hacerle un reconocimiento por su capacidad de aguante.

Para ello se está en la parte inicial de construcción de nuevas naves industriales, una de las que ocupara una empresa japonesa que decidió no instalarse en esta frontera que tanto reclama la llegada de firmas de alto nivel.

Bien por San Luis porque podrá haber ocupación para todos los que hoy en día no tienen trabajo.

Los tiempos en que líderes obreros actuaron con irresponsabilidad y afectaron empresas o se aliaron a éstas traicionando a los trabajadores parece que han finalizado,  al menos fomentar una nueva cultura obrera es la intención en esta frontera que clama por fuentes de trabajo, de parte de una de las centrales obreras que marca la pauta, la Confederación Revolucionaria de Obreros de México que dirige el veterano y experimentado Espiridión Rojo Rosas.

Hay intensas negociaciones del personal de la firma Bose con sus directivos y los nuevos representantes de la firma que conforman otra empresa que adquirió las acciones de la primera, la que contempla no solo mantener la planta de personal sino incrementarla, lo que despeja dudas y acaba con la inquietud de trabajadores que desean seguir laborando en la misma.

El papel como asesor de los trabajadores del “pillón” Rojo es clave y los está orientando a evitar conflictos, a mantener un diálogo razonable y constructivo, dejando al margen la posibilidad de crear un sindicato y evitar hasta donde sea posible recurrir al emplazamiento a huelga, lo que pretende desterrarse en Sonora por voluntad de la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano.

En este tenor justo es reconocer a los que libraron una batalla de varios meses para obtener por derecho una concesión para el transporte de personas (taxis), quienes mantuvieron una postura de respeto y cero agresiones, ninguna falta de respeto a nadie, dirigiéndose siempre con amabilidad a las autoridades. Ellos demostraron que es posible se haga justicia sin violentar la relación humana.

En ese papel figura el dirigente del sindicato más antiguo del municipio, el “Ruiz Cortinez”, Rigoberto López Martínez, quien ha sido una grata revelación como un nuevo líder obrero. También tiene mérito en esta postura el mandamás de la CROM a la que están adheridos los primeros,  el arriba citado Espiridión.

Este grupo por el contrario recibió un trato grosero de los convertidos en enemigos del obrerismo, los lidercillos de la Confederación  de Trabajadores de México que se atrevieron a decirles públicamente indeseables, entre otros exabruptos, cuando comprobado ha quedado son los cetemistas que conforman el reducido grupillo que controla a la central y a algunos sindicatos los verdaderamente malandrines que incluso cuentan con antecedentes penales, uno de estos reclamado por la justicia de Estados Unidos.

Cambiando de rumbo, en ocasión al centenario de la fundación del municipio que se cumple en el 2017, se ha gestado un movimiento para construir un monumento en honor a uno de los fundadores que más bien vino a esta parte del entonces caudaloso Río Colorado a resguardar y proteger la soberanía del territorio mexicano, el Capitán Carlos G. Calles, por cierto asesinado años después por un compadre que era indígena.

Nos parece justo el propósito de perpetuar al militar que tanto hizo por la creación del poblado de lo que fue primero una comisaria del municipio de Caborca. Falta también que se divulgue sobre su vida y obra, lo que es desconocido para muchos de los que aquí nacimos o radicamos, sobre todo de la actual generación.

En apoyo a esta iniciativa se han sumado el ex alcalde sanluisino Rubén Payan Serrano y el ex diputado local del entonces distrito de Altar, el abogado y notario público Héctor Leyva Castro, quienes ejercieron dichos cargos en el periodo 1973-76.

Nos parece que no solo a este militar hay que hacerle un monumento, hubo otros personajes que merecen la distinción, de lo que nos ocuparemos posteriormente.

Por otra parte este domingo habrá elección de autoridades del comisariado del ejido La Grulla, sobre cuyos terrenos se está dando el crecimiento poblacional de San Luis Rio Colorado, al agotar sus reservas el ejido San Luis en que esta fincada la mayor parte de la ciudad.

Se espera que la maestra Elvira Cid Lucero sea electa presidenta de dicho conglomerado, cargo al que aspira por tercera ocasión.

Uno de los miembros del ejido que la respalda decididamente, Arturo Salas Álvarez, dice confiar en el buen razonamiento de sus compañeros para que le den el voto, en primer lugar porque es tiempo de las mujeres y doña Elvira tiene la capacidad para ocupar el cargo con eficiencia.

 Además como nos dijo otro ejidatario, es conveniente que los dirija porque una de sus hijas es la actual diputada local por el distrito uno de San Luis, emanada del Partido Acción Nacional.

Para finalizar, reportes que nos llegan indican la presencia en ciudad Obregón de dos sanluisinos que se abren paso en las grandes ligas del quehacer político y público, el sub secretario de gobierno de Sonora Héctor Virgilio “Titilo” Leyva Ramírez y su asesor convertido en su brazo derecho el jovencito Gabriel Iván Buchanan Corrales. Fueron a sofocar un posible estallido social de trabajadores del Ayuntamiento de la antigua Cajeme.

Ambos por cierto iniciaron carrera política como regidores, en distintas administraciones  del municipio. Y que tienen un futuro mejor ni dudarlo cuando son personas de la entera confianza tanto de su jefe inmediato el secretario de gobierno Miguel Pompa “el Potrillo” y de la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano.

Al margen el comentario de una buena relación entre el alcalde sanluisino Enrique Reina y la primera mujer que gobierna Sonora. Como debe de ser.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros