Semanario Contraseña

La clave de la información

Priistas, en busca de la unidad perdida

El Eslabón Perdido

 

Humberto Melgoza Vega

 

Buen intento el de los priistas sanluisinos, el de mostrarse ante el mundo como una familia unida en donde reina la paz y la armonía, durante el desayuno realizado el sábado anterior, convocado por un grupo de priistas que reclaman su cuota de poder.

El llamado desayuno de la unidad no hizo honor a su nombre ya que se convocó de manera selectiva a cuadros representativos de algunos sectores, mientras que a otros liderazgos se les ignoró por completo o se les invitó al cuarto para las doce, como queriendo que no asistieran.

Dicen que el evento fue patrocinado, si no es que idea del ingeniero Jesús Bustamante, uno de los hombres fuertes del PRI en San Luis, cercano a la gobernadora Pavlovich quien está jugando sus cartas previas al 2017, cuando irán perfilándose con mayor claridad quienes habrán de pelear las candidaturas y en todo caso representar al partido en las elecciones de 2018.

Juan Antonio López Alvarez, Flavio Chávez y Roberto Silva fueron los operadores del evento, quienes hicieron la lista de invitados, la profesora Delia Murrieta, quien se ha sentido desplazada por el inusitado protagonismo desplegado por Ricardo Martínez, su secretario general, estuvo a punto de no asistir al evento, pero se vio forzada por las circunstancias, institucional y educada como ella es.

Al politizado encuentro acudieron también el flamante subsecretario de Gobierno, Héctor Virgilio Leyva Ramírez, hoy en día el sanluisino mejor acomodado en el ámbito estatal, brazo derecho del Potrillo Pompa en la Secretaría General, hombre de todas las confianzas de la gobernadora; y el no menos influyente Agente Fiscal, Juan Antonio Gaeta, ambos aspirantes no declarados a la alcaldía en las siguientes elecciones.

Aunque son buenos lo deseos de unidad, al menos cuatro grupos disputarán con uña y dientes las posiciones que estarán en juego en el siguiente proceso electoral, el de Bush, el del Titilo, Juan Antonio Gaeta y Carlos Silva y todavía falta con cuál de esas facciones se vaya a unir el influyentazo Enrique Carrasco, quien disputa con Bustamante el título como zar de las hortalizas en este valle del Río Colorado.

La irrupción en escena del ex regidor Ricardo Martínez ha venido a inquietar a unos cuantos que suspiran y sueñan con aparecer en las boletas electorales.

También, provocó un celo natural con Delia Murrieta, quien a ratos se siente desplazada por su segundo de a bordo, que no se sabe por cuánto tiempo mantendrán esas posiciones porque es previsible que lleguen los cambios con el arribo de Enrique Ochoa Reza a la dirigencia nacional.

Ricardo Martínez seguro trae el visto bueno y el apoyo económico y político de Jesús Bustamante, de un sector del agro al que ha representado dignamente, con la experiencia de haber sido regidor en la administración de Manuel Baldenebro, en donde, junto con Héctor Chacón se convirtió en oposición dentro de un gobierno emanado de su propio partido, oponiéndose a algunas decisiones tomadas por el gobierno con las que no estuvieron de acuerdo.

Beldenebro cometió el error político de haber designado como su sustituto en el gobierno a Joel Aguirre Yescas por encima de Ricardo Martínez, quien empujó por conseguir la posición, solo por no complacer a Jesús Bustamante, con el que nunca ha habido química.

Ahora el ex alcalde “titerino” es uno de los que menos quiere que lo relacionen con el extinto baldismo, encarnado por el líder sindical del Seguro Social y cristiano militante alejado del PRI, pero que podría regresar recargado, con el inusitado apoyo de Manlio Fabio Beltrones.

El también junior Ricardo Martínez se está apuntando por una diputación local, lo curioso es que haría sombra a la regidora Judith Bustamante, aspirante natural a esa posición, no solo por sus capacidades sino principalmente en términos de equidad de género.

El desayuno del sábado pasado fue el primero de otros encuentros que se realizarán de aquí en adelante, todos encaminados a ir cerrando filas en torno a la gobernadora Pavlovich, para enfrentar el 2018 con posibilidades de triunfo.

Por lo pronto la unidad se encuentro solo en el discurso.

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros