Semanario Contraseña

La clave de la información

Los estragos del terremoto

Con el sentimiento a flor de piel, el periodista mexicalense Francisco Sandoval, cuya dirección de Twitter sintomáticamente es  @MrTerremoto, nos narra de primera mano el impacto producido por el fuerte temblor del pasado 19 de septiembre, el mismo día 32 años después del devastador sismo del ´85. Una dura experiencia.

 

Humberto Melgoza Vega

 

No es lo mismo ver el terremoto de lejos, a través de la televisión y de videos difundidos por redes sociales, que sentirlo en carne propia y vivir el drama con tus propios ojos y todos los sentidos, primero el desastre, la tragedia, luego la penosa reconstrucción.

Sentir que todo el piso en donde estás se tambalea, bajar a prisa, salir corriendo a la calle y en pocos segundos ver que el edificio que estaba enfrente se convirtió en escombros, dejando a personas de todas las edades atrapadas en su interior, las nubes de polvo que se elevan por el cielo, columnas de humo que dibujan un paisaje apocalíptico.

Hasta el cierre de esta edición, el saldo trágico del sismo del pasado 19 es de 204 muertos  en la Ciudad de México, 74 en Morelos, 45 en Puebla, 13 en Estado de México, seis en Guerrero y uno en Oaxaca, 343 en total.

El problema es que aún quedan muchas personas atrapadas bajo los escombros y a diez días del sismo de 7.1 grados el tiempo y las esperanzas de encontrar personas con vida se reducen drásticamente.

El gobierno, rebasado por los rescatistas, voluntarios y profesionales venidos de varias partes del mundo, tiene prisa en limpiar el lugar, sobre todo por el tema de salud pública, ya que en algunas zonas donde se buscan sobrevivientes ya empieza a oler a muerto; familiares de los desaparecidos dicen que sobre su cadáver dejarán que entre la maquinaria a remover las pesadas lozas de concreto porque quieren recuperar los cuerpos de sus seres queridos, completos, aunque estén sin vida.

Situada en la Colonia Condesa, la oficina de Animal Político donde el mexicalense Francisco Sandoval es subdirector, tras el mismo quedó inhabitable.

Ahora, como reportero itinerante, a Pancho le ha tocado la importante labor de informar y desde el martes 19 no han soltado el tema, en medio de sirenas, gritos y llantos, edificios ladeados, cientos de casas derrumbadas, de la Ciudad de México a Jojutla, Morelos, epicentro del sismo donde se causó mayor afectación, pero que no ha recibido la misma atención mediática que la capital del país.

“Hubo edificios como el de la colonia Obrera, en el centro de la Ciudad de México, que se derrumbaron en 2 segundos. Era un edificio de cuatro pisos donde operaban diferentes empresas, textileras, de refacciones, ahí quedaron sepultadas trabajadoras orientales y en la colonia Roma, en Alvaro Obregón, ahorita siguen las labores de rescate en donde se presume hay decenas de personas sepultadas. Ahí se calcula que hay entre 39 y 50 personas sepultadas, porque había visitas”.

Enseguida una reflexión: “Acuérdate que el ser humano puede sobrevivir cinco días sin agua y sin alimento, ya pasamos ese punto crítico, así que las familias están esperando prácticamente un milagro”.

Pero enseguida, compone, “acuérdate que en el ´85 encontraron personas con vida hasta los 15 días…”.

Pancho Sandoval expone: “La realidad es que ante la tragedia las autoridades han quedado completamente rebasadas, no se dan abasto y han caído en ineptitud porque han rescatado cuerpos, que los llevan directo al Semefo y que no les informan a los familiares que permanecen desde el martes 19 en la zona cero con la esperanza de buenas noticias”.

“En Jojutla parecía una zona de guerra”, recuerda Sandoval, quien se trasladó al municipio morelense que fue el epicentro del sismo, a unas dos horas de la ciudad capital, donde encontró las casas devastadas, “mucha gente quedó bajo una tumba de piedra, porque ni chance les dio de correr, además que en esa zona no hay alerta sísmica. Casi 300 casas se cayeron, más de mil 500 resultaron dañadas, muchos de los afectados de la tercera edad”, relata.

A pesar de su fuerte carácter, algunas historias del sismo han conmovido a nuestro amigo corresponsal  hasta las lágrimas. “Sí, claro, está el caso de un colega foto-periodista estadunidense que vivía en un edificio de  La Condesa, a dos cuadras de la oficina, quien se encuentra muy grave, su esposa falleció y tienen una niña que estaba en la escuela…”  y que está a punto de quedarse huérfana de padre y madre.

Lo más destacado en medio de la tragedia  ha sido la solidaridad del pueblo mexicano, codo a codo trabajando en las labores de rescate, haciendo cadenas humanas para levantar el escombro, para pasar de mano en mano la ayuda humanitaria que llega por toneladas de todas partes del país.

“Hay un grupo de cachanillas, cimarrones que radican acá y que han estado muy activos, Xóchitl Patiño, Estrellita Uraga, Sandy Montoya, Laura Athié, Héctor García, Hugo Camarillo, de Tijuana que se vino con todo y su perro rescatista que se llama Oh. Momentos muy emotivos cuando se da el cambio de turno de los rescatistas, que la gente les aplaude y les grita ´bravo´, eso emociona, hay esperanza ahí”, considera.

También, los perros rescatistas han jugado una destacada labor en el rescate de personas con vida, la más famosa “Frida”, una hembra de raza Labrador, “son historias que conmueven en medio de la tragedia y que dan esperanza”; y hay otras historias controvertidas como la del Colegio Rébsamen, ahí murieron 37 personas, 32 niños y 5 adultos, donde la Marina y Televisa crearon el personaje ficticio de “Frida Sofía”, una niña que nunca existió, y cuya historia fue replicada por la mayoría de medios serios, algunos impresos como El Universal que hasta diálogos textuales inventó.

Y lo más reprobable, el oportunismo de los partidos políticos, Miguel Angel Mancera, brillando por su ausencia, Peña Nieto y la Gaviota posando para la foto, los partidos queriendo regresar el dinero que les da el INE, que es de nuestros impuestos, tratando de congratularse con los mexicanos porque el próximo año hay elecciones.

“Para mí es de lo más nefasto que puede haber, los partidos que se quieren colgar de la tragedia y sacar lucro político, gente que se toma la foto y ya no regresan; estos políticos van a sufrir las consecuencias, el fenómeno que se dio a través de Change.org para que los partidos regresen esos recursos y se destinen para los damnificados es un parteaguas…”, consideró. @

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros