Semanario Contraseña

La clave de la información

Jaime Bonilla, enfrentado con el CEN por el control de Morena en BC

Como en los buenos tiempos del PRI, el gobernador en turno era dueño de la franquicia en cada una de las entidades federativas, de esa misma forma, Jaime Bonilla Valdez intentó quedarse con el partido aprovechando su poder político y sus espacios en la nómina: De entrada el CEN ya le paró el alto.

Cristian Torres Cruz

MEXICALI.- En una más de las ocurrencias del gobernador de Baja California, Jaime Bonilla Valdez por no querer perder el poder absoluto en la entidad, ahora intentó apoderarse de la franquicia de MORENA en Baja California.

Bajo sus influencias políticas, pero sobre todo con el poder del dinero, de la nómina logró convencer a 43 de los 80 consejeros electorales de Morena para elegir a un nuevo presidente del Comité Ejecutivo Estatal y destituir al actual presidente del Consejo Político, Rafael Figueroa.

Basándose en una  tendenciosa lectura de los estatutos políticos, el gobernador logró jalar de las orejas a varios morenistas que mantienen distancia con el titular del Ejecutivo como es el caso de la diputada Araceli Geraldo Núñez.

Fue durante una reunión convocada por el mismo Jaime Bonilla a través de sus cercanos, en donde de manera fast track, “su” Consejo Político Estatal de MORENA en Baja California designó a César Castro Ponce como nuevo dirigente en la entidad, por lo que desconoció a Ismael Burgueño, quien fuera designado como delegado en funciones de presidente por el Comité Ejecutivo Nacional apenas el 12 de agosto pasado.

Con la presencia del gobernador, Jaime Bonilla Valdez, se llevó a cabo la asamblea del Consejo Político Estatal de MORENA a la que acudieron solamente 45 integrantes, número suficiente para llevar a cabo estas modificaciones.

Al término de la reunión, la diputada local y miembro del Consejo Político Estatal, Montserrat Caballero Ramírez, explicó que la decisión tomada ese mediodía permitió resolver un problema que llevaba meses y aunque respetan la decisión del CEN, optaron por ser ellos mismos quienes elijan a su dirigente.

“Nosotros elegimos en este consenso a César Ponce, entonces el presidente en funciones, que es el licenciado Burgueño, estará en su carácter de impugnar o no esta cuestión, pero eso ya es otro tema”, indicó.

En ese mismo sentido, el gobernador Jaime Bonilla Valdez dio a conocer que la decisión se dio de forma unánime y descartó que haya existido algún tipo de presión para que los consejeros apoyaran el cambio de dirigente.

Pese a que en el papel, fue el mismo Bonilla Valdez quien solicitó el micrófono para proponer al ex subsecretario de Obras Públicas del Ayuntamiento de Mexicali César Castro Ponce, quien fue elegido como nuevo dirigente estatal de MORENA, María de Lourdes Ostos como Secretaria General y José Alvarado Secretario de Organización; mientras que María de Jesús Sánchez Ávila asumió el cargo de presidenta del Consejo Político Estatal.

“Se llevó a cabo un proceso democrático a través de una convocatoria con 43 consejeros del partido a nivel estatal que emitimos una convocatoria extraordinaria para el Consejo, donde el orden del día era la sustitución de todas las secretarías que se encuentran vacantes”, expuso Castro Ponce.

Afirmó que al lograrse la mayoría del quórum, la convocatoria tenía validez, por lo que quedó firme, dijo que la controversia no afectaría al partido con miras al próximo proceso electoral.

La respuesta

Al señalar que durante la asamblea del Consejo Político Estatal realizada el pasado domingo 12 de septiembre en Mexicali se violentaron los estatutos del partido, la senadora de MORENA, Alejandra León Gastélum, aseguró que la designación de Cesar Castro Ponce como nuevo dirigente en la entidad, no tiene validez ya que se trató de una reunión entre amigos.

En una asamblea que duró menos de una hora y con la participación de apenas 45 integrantes, el Consejo Político Estatal de MORENA desconoció a Ismael Burgueño como dirigente estatal, quien fuera designado como delegado en funciones de presidente por el Comité Ejecutivo Nacional apenas el 12 de agosto.

León Gastélum aseguró que la reunión llevada a cabo el domingo se convocó violentando el reglamento contemplado en los estatutos del partido, por lo tanto las modificaciones aprobadas no tienen ninguna validez.

“Será la Comisión Nacional de Honor y Justicia de MORENA, y también el Comité Ejecutivo Nacional, quienes determinarán la validez o no, de esta reunión de amigos de Bonilla y así lo tomamos, fue una simple reunión, no hay ninguna validez legal”, indicó.

Agregó que los nombramientos no tendrán ningún efecto, por lo tanto el presidente del Consejo Político Estatal sigue siendo Rafael Figueroa Sánchez, mientras que Ismael Burgueño se mantiene como delegado nacional en funciones de presidente, ya que ellos son los que reconoce el Comité Ejecutivo Nacional y la Comisión Nacional de Honor y Justica.

CEN en contra de Bonilla

El Comité Ejecutivo Nacional de Morena, encabezado por Alfonso Ramírez Cuellar, presidente de este instituto político y Gonzalo Machorro, enlace de Morena en Baja California, ratificaron a Rafael Figueroa Sánchez como “legítimo” presidente del Consejo Estatal de Morena y a Ismael Burgueño debidamente “acreditado” como delegado en funciones de presidente del Comité Ejecutivo  Estatal.

En conferencia de prensa, Ismael Burgueño reconoció la intervención del gobernador Jaime Bonilla Valdez dentro del partido de Morena pero especificó que en la entidad no existen dos dirigencias ya que el CEN sólo los reconoce a ellos.

Indicó que aunque la asamblea en la que estuvo presente el gobernador y se eligió a César Castro Ponce como nuevo delegado en la entidad tuvo quórum legal, no tenían la facultad de sustituir a Rafael Figueroa como presidente del Consejo Estatal de Morena ya que nunca se le dio derecho a audiencia y no se hizo una convocatoria legítima para nombrar a un sucesor.

Burgueño afirmó que en todo caso, el CEN debió escuchar a Figueroa y posteriormente emitir una convocatoria, cuestión que no ocurrió.

El delegado de Morena presentó una carta fechada el 15 de septiembre en la que el CEN de Morena los ratifica en el cargo por lo que señalaron que el nombramiento de Cesar Castro Ponche nunca tuvo validez.

Al puro estilo del presidencialismo en México

El dirigente del Partido Acción Nacional (PAN) en Baja California, Enrique Méndez Juárez, lamentó la intromisión del gobierno del Estado en la vida interna de MORENA, luego de que el Consejo Político Estatal desconociera a Ismael Burgueño como dirigente estatal, pese haber sido designado por el Comité Ejecutivo Nacional.

Durante una reunión que duró aproximadamente una hora, el Consejo Político Estatal de MORENA en Baja California designó a César Castro Ponce como nuevo dirigente en la entidad, por lo que desconoció a Ismael Burgueño, quien fuera designado como delegado en funciones de presidente por el Comité Ejecutivo Nacional el 12 de agosto anterior.

Al ser cuestionado sobre este caso, el dirigente estatal del PAN aclaró que se trata de un tema interno de MORENA, pero calificó de lamentable lo que ocurrió, pues dijo, están cayendo en los errores que ellos mismos criticaron.

“Me refiero concretamente a la intromisión del gobierno en el partido, eso es algo que creo que les cuesta mucho trabajo, tienen la tentación muy grande de querer controlar todo desde el gobierno”, manifestó. @

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros