Semanario Contraseña

La clave de la información

Nueva ola criminal azota SLRC

Siguen los narcos peleando por la plaza, sobre todo el control del negocio millonario del narcomenudeo. El escenario de la pelea es en ambos valles, tanto el de San Luis como el de Mexicali. También se presentan agresiones en plena zona urbana, como el ataque del martes en céntrica taquería.  

Humberto Melgoza Vega

SAN LUIS RÍO COLORADO.- En lo que va de este año una nueva oleada de inseguridad relacionada con la delincuencia organizada se ha dejado sentir en esta frontera.

Las huellas de la violencia.

De nuevo vuelven a ser frecuentes los homicidios y ajustes de cuentas entre las bandas que se dedican al tráfico de droga.

En el bajo mundo y entre el gremio policiaco se menciona que los recientes episodios de  violencia se deben a la guerra que libran el grupo de Los Salazar, contra la gente de “El Ruso”.

Se dice que el fondo de esta bronca que ha venido creciendo es porque la gente de “los Salas” con el apoyo de los Chapitos se metieron hacia Mexicali, buscando expandir su dominio.

En respuesta fueron repelidos por la gente del Mayo Zambada, quienes tienen el control de la plaza y no solo los replegaron sino que ahora pretenden sacarlos de San Luis Río Colorado.

Los muertos han sido de ambos bandos, pero al menos algunos de los más recientes han tenido como blanco a gente identificada con “los de la mueblería”, como el “Mayito“ y apenas esta semana el Beto González, del legendario clan de los González.

Los crímenes que son investigados por la Fiscalía General de Justicia del Estado han estado dirigidos contra blancos específicos.

En todos los homicidios relacionados con delincuencia organizada se repite la constante de que las víctimas o eran narco-menudistas o cabecillas o tenían alguna participación en el comercio ilegal de estupefacientes.

El 25 de febrero se registró uno de los ataques que más ruido causó entre la comunidad cuando pistoleros balearon un taller de motos que terminó incendiándose, donde dos sujetos perdieron la vida.

El 1 de marzo fue localizada una cabeza humana en un contenedor de basura del primer cuadro de la ciudad, se dice que el resto del cuerpo estaría del otro lado del Río Colorado, mensaje macabro que hasta el momento no ha sido descifrado por las autoridades.

Al día siguiente, el 2 de marzo se registró una persecución y balacera que terminó con la ejecución de tres sujetos sobre la avenida Reforma Agraria, agresión que tiene relación con la disputa por la “plaza”.

La noche del martes un pistolero llegó y acribilló a corta distancia al Beto, quien había llegado a comer tacos a la taquería Los Primos de la calle Sexta y callejón 16 de Septiembre.

Luego la noche del miércoles siguió la lluvia de balas  y ayer jueves amanecieron dos nuevas víctimas que previamente habían sido privados de su libertad.

 José Luis y Luis Ángel fueron encontrados sin vida en la zona rural de San Luis, ambos presentaban huellas de violencia además de disparos por arma de fuego.

Yo disparo

El Beto González tenía muchos años yendo a comer a la taquería Los Primos.

Su presencia ya les era familiar y antes de que pidiera ya sabían cómo servirle.

La noche del martes llegó acompañado de su pareja y de otra señora mayor.

Ya habían terminado de comer y Alberto se encontraba de pie, pagando la cuenta.

De repente comenzaron a sonar unos disparos, fuertes tronidos acompañados de una llamarada.

Sin entrar a la taquería, desde afuera el pistolero le disparó a través de la puerta de malla, fueron justo cinco detonaciones al parecer de rifle AR-15.

El Beto cayó herido de muerte, su mujer resultó herida en un pie y la señora que los acompañaba enloqueció momentáneamente por el impacto de la escena.

 En esos momentos había varios clientes en la taquería, aparte de los taqueros, lo que tampoco fue impedimento para que se realizara la agresión.

Las balas se incrustaron en la barra y una rompió la tubería del agua, lo que hizo menos espeso el charco de sangre.

Policías de los tres niveles de gobierno, incluido personal del Ejército Mexicano, se apersonaron en el lugar de los hechos para iniciar con las primeras averiguaciones mientras que el cuerpo sin vida fue levantado por personal del servicio funerario.     

El Beto era hermano de Ismael, Jaime y Gabriel González, quienes fueron narcos pesados en la década de los noventa y parte de los 2000 en esta frontera.

En primera instancia, la Procuraduría los relacionó con el crimen del periodista Benjamín Flores González cometido en julio del 97 pero nunca pudo documentar su participación por lo que fueron absueltos.

El pleito por la inseguridad llegó al Cabildo.

En la reciente sesión se dio un encontronazo entre el alcalde Santos González Yescas y el regidor Manuel Santeliz, presidente de la Comisión de Seguridad, quienes se enfrascaron en acusaciones mutuas que fueron vistas sin filtro a través de la transmisión en vivo por redes sociales.

El problema de la inseguridad en San Luis Río Colorado ocasionado por la delincuencia organizada es real y más que echarse la bolita unos a otros deberían sumar esfuerzos para que la situación no se les vaya de las manos. @

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros