Semanario Contraseña

La clave de la información

El PAN deberá ser acicate del nuevo gobierno

[vc_row parallax=”” parallax_image=”” hide_border_bottom=”” dark_section=”” no_bottom_padding=””][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Humberto Melgoza Vega

Además de reconstruir al PAN desde sus cimientos, luego de la aplastante derrota electoral que los dejó devastados, la nueva dirigencia deberá ser un contrapeso, un acicate para el gobierno estatal que encabezará desde el próximo domingo la priista Claudia Pavlovich Arellano.

“Este acicate será como picarles las costillas, para que den lo mejor de sí, para que hagan un buen gobierno, como lo prometieron en la campaña, eficaz, honesto y transparente y para que lleven a Sonora a mejores estadíos de desarrollo. De ninguna manera la apostamos a que le vaya mal a la gobernadora, porque eso nos afectaría a todos los que vivimos en este bonito estado”, manifiesta David Figueroa Ortega.

Luego de reiterar su intención de convertirse en dirigente estatal del panismo, David Figueroa comenta que uno de los dilemas del PAN es adelantar el proceso del relevo en la dirigencia,  periodo que se le vence a Juan Valencia hasta febrero de 2016, a quien no le ve la estatura política para enfrentar la situación extraordinaria ahora de regreso como partido de oposición.

“Honestamente no, es por eso que estamos buscando tratar de coincidir en ideas para ayudar  a la imagen del PAN, hay apuesta a que actuemos lo más pronto posible y no nos esperemos hasta febrero”, apunta.

La semana pasada llamó la atención la reunión que sostuvieron un grupo de aspirantes a encabezar el Comité Directivo Estatal con el secretario general del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), Damián Zepeda, en donde discutieron precisamente los tiempos y formas para el relevo.

En dicha reunión participaron Francisco García Gámez, ex director de Transporte que sirvió de comparsa en la “elección” interna del PAN; Gildardo Real, ex coordinador de campaña de Javier Gándara; Enrique Torres, quien vive sus últimos días como titular de la Sidur además de David Figueroa. Estuvieron ausentes el alcalde saliente de Hermosillo, Alejandro López Caballero y el aún secretario de Seguridad Pública, Ernesto Munro Palacio.

“Aún estamos asimilando la derrota que no fue solo en términos electorales sino además y sobre todo en términos de imagen, de percepción ciudadana”, asienta.

En dicha reunión con los diferentes liderazgos del panismo sonorense están perfilando un partido donde se sienten las bases para el futuro, un instituto político que tenga mañana, que no se consuma en luchas intestinas por el poder y menos de manera anticipada, por las candidaturas que estarán en juego en las siguientes elecciones.

Figueroa señala que deberán entender la señal de rechazo y desaprobación enviada por los electores en junio pasado, enmendar lo que se hizo mal “porque si no estamos en la lona”.

En la reunión no se llegó a ningún acuerdo en específico, solo en la necesidad de regenerar al partido azul y blanco, reencauzarlo, y quien tenga la disposición y la energía para hacerlo, adelante, comenta.

“Lo más importante es que todos coincidimos en que queremos un PAN con futuro, ver qué es lo que esperan los ciudadanos del PAN, que están esperando a que reaccionemos positivamente después de la derrota”, expone.

De visita en esta redacción, David Figueroa comenta que a los panistas como que todavía no les cae el veinte, esto será hasta después del domingo, cuando entre el nuevo gobierno y que amanezcan el lunes del lado de la oposición.

Respecto al activismo del ex candidato Javier Gándara, quien anda en gira de “agradecimiento” por los principales municipios, Figueroa considera que lo que busca es mantenerse vigente,  “el PAN necesita liderazgos y Javier es uno de ellos”.

Rechaza que Guillermo Padrés pretenda seguir imponiendo su voluntad al interior del PAN, “él trae horita tareas más importantes en qué ocuparse, pero sí hay gente cercana a él que busca seguir ocupando posiciones políticas y habemos muchos que decimos que esto no debe continuar y que debe haber un cambio total ”.

Advierte que, por razón natural, luego del domingo Guillermo Padrés perderá fuerza y peso específico como político, tanto hacia dentro del PAN como hacia afuera, con la sociedad en general, porque pasará a ser ex gobernador.

“El lunes, cuando la gran mayoría de los panistas que hoy tienen una posición y se den cuenta que ya no existe más y que la situación ya cambió totalmente es cuando se van a dar cuenta con mayor realismo de la derrota que tuvimos el 7 de junio, es cuando vamos a comenzar a digerirlo, cuando veamos a otros actores políticos, cuando seamos otra vez oposición”, considera.

“Es muy importante conciliar todas las fuerzas al interior del partido para que el PAN pueda ser útil como equilibrio hacia el nuevo gobierno. En mi opinión el PAN debe ser un acicate, que le pique para que dé lo mejor de sí el nuevo gobierno”.

Vislumbra que a pesar de tener todos los astros alineados a su favor, presidencia de la República priista, mayoría en ambas Cámaras, en la Federal y en la local, alcalde de su partido en la capital y un dirigente nacional con el que tiene una gran cercanía, el escenario para la nueva gobernadora se antoja complicado, por el severo recorte presupuestal al gasto público.

El ex cónsul de México en Los Angeles, quien pretendió la candidatura a gobernador pero fue arrollado por la maquinaria gubernamental, destaca que antes de estar pensando en el 2018 primero deberán poner orden en la casa.

“El PAN está llamado a ser ese equilibrio, porque dejar en manos de una sola persona todo el poder, una y otra vez lo hemos visto que sí termina por ser muy malo, así empezó Memo hace seis años, con todo en sus manos y mira cómo está terminando, creo que debemos de cuidar, por el bien de Sonora, que quien hoy está llegando no termine así”, finaliza.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros