Semanario Contraseña

La clave de la información

Internet mató a la estrella de video-renta: adiós Blockbuster

[vc_row parallax=”” parallax_image=”” hide_border_bottom=”” dark_section=”” no_bottom_padding=””][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

La economía, la comodidad, el salto generacional, la piratería, el apagón analógico, los avances tecnológicos y hasta los intereses corporativos de poderosos empresarios mexicanos han llevado a la última cadena de alquiler de películas a la culminación de toda una era, sobre todo para los sanluisinos acostumbrados a ir a rentar algo bueno qué ver para el fin de semana

Bibiana García Garza

Pues bien, finalmente sucedió, la revolución tecnológica llegó a San Luis Río Colorado llevándose con ella los vestigios de la última gran cadena de servicios de alquiler de películas y videojuegos, el Blockbuster, otrora ´Videocentro´ por allá en los albores de la década de los noventa.

Luego ser todos testigos del evidente y paulatino deterioro del establecimiento, y a partir de un anuncio confirmado por la empresa en septiembre del 2015, es cuestión de días o probablemente horas para que la franquicia de Blockbuster en San Luis Río Colorado deje de existir.

Aunque el declive de la empresa no ocurrió ´de la noche a la mañana´, desde hace unos días a nivel local se empezó a correr la voz de la venta de películas a precios increíbles, desde los 9 pesos por un DVD hasta los 30 pesos por un Blu-ray, ó 150/200 pesos por los videojuegos entre otros artículos en remate con descuentos de 50 por ciento o más.

Esta semana, también cesó la renta de películas dejando todo a la venta y las membresías en suspenso, sin efecto ya para utilizarse en la empresa cuyo cierre según se ha confirmado es definitivo, al menos bajo el nombre y razón social “Blockbuster Inc.”.

Las sucursales en la vecina ciudad de Mexicali, Baja California, también prepararon su clausura esta semana derribando, al igual que aquí, el distintivo letrero azul con amarillo, las mantas roídas por el sol y olvidadas desde hacía meses, así como todo aquello que identificara lo que fue la imagen corporativa de la cadena de renta y venta de películas, videojuegos y otras curiosidades.

La franquicia de Blockbuster llegó a San Luis Río Colorado en el 2001, suplantando a lo que antes fue Macro-Videocentro, una empresa nacional de renta de videos –entonces en su formato VHS y transición a DVD- y que eventualmente fue adquirida por la compañía norteamericana bajo el mismo exitoso formato.

En total, fueron casi 15 años los que se mantuvo esta sucursal al igual que las de Mexicali, mismas que sufrirán cambios substanciales este año pues contrario a lo que se piensa, no desaparecerán de manera definitiva.

The B-Store

El cierre de las Blockbuster en Mexicali, San Luis Río Colorado y en todo el país un hecho sobre el cual ya se había advertido desde septiembre del año pasado por parte del Grupo Elektra, que maneja la cadena desde hace casi dos años.

De acuerdo a lo que entonces se dio a conocer, estaba previsto que para enero del 2016 se vencería la licencia para operar la marca Blockbuster en México, por lo que no todo está perdido todavía para quienes conservan su membresía y estuvieron a punto de echarla a la basura.

El concepto de la empresa cambia para llamarse ahora “The B-Store”, cuya prioridad será la veta de artículos electrónicos, videojuegos, accesorios, películas, y probablemente un pequeño apartado para las rentas.

Para finales del año pasado esta conversión ya había empezado a tomar efecto en el estado de Puebla en donde había 15 franquicias de Blockbuster, mismas que fueron remodeladas para convertirse en The B-Store, lo que empresarios manejaron como un “cambio de imagen”.

Esto para garantizar a los clientes que todavía podrán seguir rentando películas con su antigua membresía de Blockbuster.

Según trascendió esta semana por parte de fuentes confiables, es muy posible que The B Store también llegue San Luis Río Colorado y se instale sobre la avenida Kino y 26, lo que implicaría remodelar –finalmente- el local para convertirlo en la nueva tienda.

Mientras tanto, los clientes con membresía han estado siendo redirigidos a la página https://www.bstore.mx/ para comprar películas, aparatos electrónicos o videojuegos online así como al número de atención a clientes 01 800 714 7956, aunque al llamar es prácticamente imposible obtener información concreta sobre lo que sucederá con las membresías pues los operadores simplemente no responden a la pregunta y conectan con una línea muerta.

Tampoco se logró localizar a la gerente de la tienda para confirmar si The B-Store se instalará o no en San Luis, aunque los empleados de la tienda traían puesto, desde hace algunos días, uniformes color negro con el logotipo de la nueva empresa.

El plan sin embargo, es eliminar la sección de renta de películas paulatinamente, reduciendo el espacio para esa modalidad del servicio que en realidad agoniza frente a la competencia de internet y Netflix.

Inicialmente se había señalado que el Grupo Elektra adquirió a Blockbuster en el 2014 por el valor inmobiliario de sus 327 sucursales distribuidas en todo el país, más allá que por su interés en el negocio de renta y venta de películas.

De acuerdo a datos de la tienda encontrados en la red, había sucursales de esta tienda en 108 ciudades del país, localizadas en áreas de nivel socioeconómico mediano.

El derecho que se otorgó a Elektra para las sucursales fue válido por dos años, aunque del 2014 a la fecha ya han cerrado un total de 64 de éstas.

También se espera que cierre en definitiva la tienda aliada de Blockbuster, Busca Corp y Level Up: ´GameRush´, una plataforma digital especializada en la venta de videojuegos, siempre localizada a un costado o dentro de cada establecimiento.

Esto debido a que, según revelaron en septiembre del 2015, se prevé que el Grupo Elektra integre al Acertum Bank como nuevo concepto bancario manejado por la empresa de Ricardo Salinas Pliego, mediante el que se ofrecerán servicios financieros a la clase media mexicana.

Dichas sucursales tomarían, eventual y supuestamente, el lugar de las ´GameRush´ a un lado de las B-Store.

El reinado de YouTube y Netflix

Para entender el impacto de las nuevas plataformas y tecnologías de acceso a información y entretenimiento es preciso echar un vistazo al pasado desde que, todavía, la renta de películas y videojuegos en sus formatos físicos era todo un negocio.

Prueba de ello la proliferación de cientos de establecimientos similares en los que se alquilaban los videos y juegos por un par de días, desde los municipios y comunidades más pequeñas del país hasta las grandes ciudades.

El furor de ir a buscar una película, quizás jugar maquinitas o comprar golosinas era tal que se abrieron negocios por el estilo a diestra y siniestra hasta que poco a poco los monopolios ganaron terreno ofreciendo cada vez más y mejores servicios y promociones.

No obstante, el avance de las nuevas tecnologías e inclusive de la piratería y la evolución en los formatos de video accesibles cada vez para más personas, sobre todo jóvenes, influyeron considerablemente en que decayera el fenómeno de este tipo de establecimientos para la renta de videos de los que sólo sobrevivió Blockbuster.

Dicha tendencia hoy en día se percibe lejana, sobre todo entre las nuevas generaciones, acostumbradas a ver sus películas, series o caricaturas favoritas al alcance de un simple ´click´ y sin la necesidad de contar con una televisión o un aparato para reproducir una cinta o un disco, o siquiera pagar por ello.

No cabe duda de que internet ha abierto las puertas a millones de posibilidades de entretenimiento sólo con el portal de YouTube, en donde se pueden encontrar tanto videos cortos de cualquier índole, hasta documentales completos, largometrajes, musicales, o programas de televisión de antaño, para los nostálgicos.

A este sitio, cualquiera con una conexión de internet puede tener acceso fácilmente, lo que inclusive puede conectarse a la televisión o a cualquier otro monitor y ´voilá´, entretenimiento sin barreras ni costo más allá de lo que se paga por el servicio de internet, quizás una computadora, o una Tablet, pero en estos tiempos con un celular de mediana calidad basta.

Precisamente el director de YouTube en América del Sur, John Farrell, estima que para el 2020 el 75 por ciento de los contenidos audiovisuales serán consumidos vía internet.

También es importante mencionar que el mismo apagón analógico -que recién se implementó en esta región- hace su parte y abre un nuevo palmarés de opciones mucho más amplio al televidente para tener acceso a películas, series y programación gratuita sin siquiera depender de la conexión ´Wi-Fi´.

Por otra parte, la verdadera competencia que terminó por rematar a Blockbuster, al menos en el apartado de alquiler de videos, fueron los servicios de renta de películas ilimitadas y series de actualidad vía internet como Netflix o Clarovideo (de Telnor), entre algunos otros como Húlu o Amazon Prime.

En muchos casos, basta con pagar 100 pesos al mes para tener acceso al servicio, que inclusive puede compartirse, y también se cuenta con la opción de pagar por la renta de una película para verla online desde cualquier aparato y ubicación, con un tiempo límite de por lo menos una semana.

Por ello, aunque para muchas familias o cinéfilos de la vieja guardia ir a rentar películas era ya toda una tradición de fin de semana, es posible que la comodidad haya superado hoy en día el gusto de ir a buscar ´aquella película que quería ver´ o ´tan difícil de encontrar´, o una recomendación, cualquier cosa vaya, internet lo tiene y resuelve todo.

En gran medida este fue el factor clave que mermó el negocio de los Blockbusters en todo México, a pesar de que existe una parte de la población que no maneja o no tiene acceso a las nuevas tecnologías y que con todo y membresía, tras el cierre del establecimiento quedará en el limbo, recurriendo a la piratería, televisión digital, u obligado a adaptarse a los cambios generacionales.

En Estados Unidos sucedió algo similar con Blockbuster en 2010, antes del boom de la era de internet por su competencia directa con las empresas de televisión de paga, cable o satélite, que eventualmente la absorbió y convirtió en subsidiaria de Dish Network, TV vía satélite.

En sus últimos años, la empresa llegó a rentar películas vía correo y finalmente por streaming a través de internet pero perdió la batalla contra empresas como Netflix, que se erige como el servicio de suscripción más utilizado en México y todo el mundo.

Netflix en Estados Unidos cuenta con un catálogo de 592 series (algunas producidas por la misma empresa) y 2406 películas, del cual México sólo cuenta con el 52.38 por ciento, por los permisos y licencias de algunos contenidos.

A pesar de ello, México es ya conocido como “la Joya de Netflix en Latinoamérica” según la consultora Unidad de Inteligencia Competitiva que reveló que en el país hay alrededor de 2 millones de usuarios de video por suscripción y, de estos, Netflix concentra a 1.4 millones, el 70 por ciento, mientras que el resto utilizan otros servicios como ´Clarovideo´, de Telmex/Telnor. @

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros