Semanario Contraseña

La clave de la información

 La venganza contra Jorge Morales

[vc_row parallax=”” parallax_image=”” hide_border_bottom=”” dark_section=”” no_bottom_padding=””][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Detenido y encarcelado por el presunto delito de extorsión, al ex vocero de Guillermo Padrés le están cobrando la factura tanto medios de comunicación a los que trató con desprecio desde el gobierno, como el ala dura del priismo, blanco de la campaña negra orquestada desde las oficinas gubernamentales. Y esto es solo el comienzo.

Humberto Melgoza Vega

 SAN LUIS RIO COLORADO.- Desde antes que fuera detenido y posteriormente encarcelado el mediodía del pasado lunes, el ex secretario de Comunicación Social durante el gobierno de Guillermo Padrés ya sabía que algo así le pasaría.

Previamente había visto rondando por su domicilio vehículos desconocidos con gente sospechosa a bordo.

El 13 de enero morales Borbón había comparecido ante la Fiscalía Anticorrupción para rendir su declaración en el proceso que se le sigue, lo hizo acompañado de otro de los imputados, Luis Montejano, quien fue su segundo de a bordo en la ex Secretaría de Comunicación, asistidos legalmente por el ex procurador de Justicia, Carlos Navarro Sugich.

Sabía que la cosa venía en serio pero decidió no ampararse ante la justicia; en cambio, optó por grabar un video y subirlo a La Red, el medio de comunicación en línea que formó junto con quienes fueran sus subalternos en Comunicación Social, desde donde habían estado torpedeando a la gobernadora Claudia Pavlovich y al alcalde de Hermosillo, Manuel Ignacio Acosta, el popular “Maloro”.

“Si ustedes están viendo este video…”, advertía de entrada Jorge Morales, es porque se había pasado de la amenaza a los hechos.

“Desde este momento hago responsables de cualquier cosa fuera de lo normal que pudiera pasarme a mí o a cualquier miembro de mi familia a las siguientes personas: Claudia Pavlovich Arellano, al procurador de Justicia, Rodolfo Montes de Oca, a los empresarios o políticos asesores de la gobernadora: Luis Fernando Heras Portillo, Ricardo Mazón Lizárraga y Willebardo Alatriste, entre otros funcionarios cercanos a la ejecutiva del estado…

 “…Viendo este escenario y recordando lo que le hicieron al médico veterinario Arístides López Moreno, a quien burdamente, a nadie le quede duda, le sembraron droga para mantenerlo detenido, ha sido grabado este video.

“Tengo información confirmada de fuentes muy confiables que se ha ordenado hacer lo que sea necesario para sacarme de la jugada y esto abarca desde inventar asuntos administrativos o penales derivados de mi reciente paso por el servicio público, la siembra de armas o droga, estrategias que todos creíamos que había quedado en el pasado en nuestro país y que vemos que están aquí, que están de regreso”, señaló Jorge  Morales en el video que luego fue bajado de Youtube.

“Yo en lo personal defenderé a mi familia y me defenderé a mí mismo con todo lo que tenga. Gracias por su atención”, finalizaba el clip.

Efectivamente, ese lunes 1 de febrero por la mañana, cuando salía de su casa en compañía de su familia, Morales Borbón fue interceptado por agentes de la Policía Estatal Investigadora (PEI) quienes le mostraron una orden de aprehensión girada en su contra.

Durante el arresto hubo un leve forcejeo por lo que el vocero del llamado Nuevo Sonora tuvo que ser esposado. Apenas había sido ingresado en el Cereso 1 de Hermosillo cuando el titular de la Fiscalía Anticorrupción, Odracir Espinoza Valdez, ya estaba encabezando una rueda de prensa para informar sobre los hechos.

En la rueda de prensa, el fiscal informó que Morales había sido detenido acusado por el delito de extorsión, delito que no alcanza fianza, y que los denunciantes eran tres medios de comunicación y dos particulares de quienes no reveló su identidad ya que dijo que se sentían “amenazados”. Comentó que en las próximas semanas serían consignadas otras personas dentro de la misma averiguación previa.

En pocas palabras, Odracir Espinoza indicó que Jorge Morales era señalado de pedir diversas cantidades de dinero para gestionar el pago de las facturas que se adeudaban a medios de comunicación, además de condicionar la contratación de publicidad gubernamental a cambio de una cuota.

Una de estas empresas está pidiendo la reparación del daño por más de un millón de pesos, que habría sido el monto de las transferencias que supuestamente se le hicieron al ex funcionario.

Odracir descartó que los denunciantes pudieran haber incurrido en el delito de cohecho, dijo que eran “víctimas”, que se sintieron “intimidados” ante las supuestas presiones, lo que les causó una afectación sicológica y por eso accedieron a entregar el dinero.

El fiscal advirtió que la detención de Morales “es solo el principio de múltiples acciones para turnar ante la justicia sonorense a quienes defraudaron la confianza de los ciudadanos y no deben de ninguna manera quedar impunes esos hechos relacionados con actos de corrupción…”.

Reveló que existen al menos otros seis expedientes que involucran a funcionarios de la pasada administración estatal listos para turnarlos al juez quien determinará si gira la orden de aprehensión correspondiente.

A pesar de que el fiscal se abstuvo de dar a conocer la identidad de los demandantes, de manera extraoficial ha trascendido que se trata de Francisco Ruiz Quirrín, director del semanario Primera Plana, de Antonio Ramos, presidente del Grupo Larsa Comunicaciones, de Fernando Barragán, de la revista Géneros y de Carlos “Kaly” Rodríguez Pérez, director general del portal de noticias Sonora Hoy, quien el pasado miércoles fue el primero en carearse con Jorge Morales a través de la rejilla de prácticas.

El ex vocero de Guillermo Padrés se reservó su derecho a declarar y solicitó al juez de la causa, Manuel Octavio Palafox Ocaña, la realización de siete careos con sus acusadores.

Por su parte, el abogado de la defensa pidió la ampliación del término constitucional de 72 a 144 horas para presentar las pruebas de descargo por lo que será hasta el próximo domingo a las 13:00 horas cuando se determine si se le dicta al imputado el auto de libertad o de formal prisión.

Tibia defensa

 A Jorge Morales  el mundo se le vino encima y con él, la generalidad de los medios de comunicación, incluso a los que dio un trato privilegiado durante los seis años que tuvo bajo su férula el manejo del presupuesto destinado a la comunicación gubernamental.

Incluso El Imparcial, diario al que destinó millonarios recursos religiosamente mes con mes, y del que llegó a ser subdirector editorial antes de enrolarse en el 2009 en la campaña de Padrés, entrevistó al día siguiente de su detención a representantes de la iniciativa privada quienes condenaban su actuación como servidor público.

El mismo día de su detención, ya por la tarde, sus compañeros de La Red emitieron un tibio posicionamiento dirigido a la opinión pública, a los medios de comunicación y al Gobierno de Sonora, en el que de entrada cuestionaron el actuar del fiscal anticorrupción por haber ventilado en la rueda de prensa de lunes los detalles del caso “lo que es una clara violación al proceso y a los derechos humanos del presunto, pues la ley indica que no se deben revelar detalles mientras un juez no dicte auto de formal prisión”.

A los medios de comunicación les recriminaron que en sus notas omitieran la palabra presunto, dándole a Morales el trato de culpable.

“En La Red no somos jueces y no caeremos en el mismo error en que cayeron otros medios, por lo tanto no le damos el trato de culpable o de inocente. Es lo que es, ‘presunto responsable’ y así será hasta que se dicte sentencia.

“Toca al Gobierno del Estado y a la Fiscalía Especial Anticorrupción demostrar que tienen bases reales para la detención de nuestro colaborador, pues sería muy lamentable el uso de esa unidad como una herramienta de persecución política o, peor aún, contra la libertad de prensa”.

El mismo lunes, ya por la noche, el presidente del Comité Estatal del PAN, Leonardo Guillén, a través de un boletín fijó su postura sobre la detención del ex funcionario estatal, a pesar de que Jorge Morales no es militante del PAN. Estableció que estaban a favor de la aplicación de la justicia y de la legalidad, pero observando el debido proceso.

A nombre del PAN hizo un llamado al gobierno el estado y a la Procuraduría para que actúen apegados a derecho, ya que “sería muy lamentable utilizar a la Fiscalía Especial Anticorrupción como un instrumento de persecución política.

“Esperamos que esta detención y otras probables más, como se han anunciado, tengan sustento legal real y no obedezcan solamente a atender estrategias de linchamiento y distracción social…el PAN no permitirá un ambiente de linchamiento político ni mediático en contra de ex funcionarios…”, sostuvo el ex alcalde San Luis en el comunicado.

La detención de Morales es más una venganza que la intención de aplicar justicia. Señalado de haber orquestado las campañas negras y todo tipo de ataques a sus adversarios, ahora le están cobrando la factura, sobre todo el ala dura del priismo y los medios de comunicación a los que trató con desprecio desde su posición como vocero gubernamental.

En este caso, como suele suceder, el hilo se rompió por lo más delgado.@

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros