Semanario Contraseña

La clave de la información

Nuevo Sistema de Justicia Penal, “en pañales”

[vc_row parallax=”” parallax_image=”” hide_border_bottom=”” dark_section=”” no_bottom_padding=””][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Ante la premura en su implementación y la falta de preparación en lo que respecta al recién implementado Nuevo Sistema de Justicia Penal en Sonora, abogados, ministerios públicos, jueces, policías municipales, periodistas y la sociedad en general tendrán que aprender a base de errores y aciertos sobre el funcionamiento de los juicios orales, una capacitación que, por distintas razones, el gobierno dejó a último momento

Bibiana García Garza

 

SAN LUIS RIO COLORADO.- Desde el 2008 en que se aprobó la nueva reforma penal, una conjugación de campañas, elecciones, agenda, crisis sociales y económicas y simple desidia al verse lejos el 2016, se interpusieron para que el Gobierno del Estado dejara a última hora la preparación para implementar de la manera más adecuada el nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio.

A pesar de que en los últimos meses se apresuraron los trabajos para quitar a Sonora del último lugar a nivel nacional de implementación de este nuevo sistema de manera integral, ya se prevé que la transición será difícil, pero no imposible.

A medida que se acercaba el día de la entrada en vigor del nuevo sistema en el que resalta la nueva modalidad de los juicios orales, similar a los estadounidenses, empezaron apenas las capacitaciones que, en muchos casos, plantaban más preguntas que respuestas mientras se acondicionaban las salas de audiencia en las oficinas del Juzgado Penal de esta ciudad.

Luego del 30 de marzo que por fin se implementó de manera oficial el sistema en el Distrito Judicial No. 4, correspondiente a San Luis Río Colorado, se terminó con el acondicionamiento de la sala de audiencia aunque las oficinas siguen en proceso de remodelación a concluir, tentativamente, a finales de este mes.

El inicio de vigencia para la capital del Estado fue el pasado 15 de diciembre –en donde ya se realizó el primer juicio oral-, y a la par de San Luis Río Colorado también entró en vigor el sistema en los distritos judiciales de Navojoa, Agua Prieta y Caborca para concluir, en mayo, con Guaymas, Obregón y Nogales.

Cabe recordar que el 18 de junio del presente año es la fecha límite para que el sistema quede implementado a nivel nacional.

Esta introducción del sistema se llevó a cabo gradualmente aquí porque así lo determinó el pleno del Supremo Tribunal de Justicia, explicó el Administrador del Juzgado, Cristian Francisco Mendoza Ríos, quien aseguró que en este municipio ya está todo listo para llevar a cabo la primera audiencia aunque hasta la fecha no hay ninguna programada.

Confirmó también que ya se instaló el mobiliario y el equipo técnico para que se puedan llevar a cabo los primeros juicios orales, así como los sistemas electrónico de monitoreo, cámaras y salas especiales para testigos protegidos, entre otros, trabajos que iniciaron hace poco más de tres meses.

“Contamos con una sala y con el personal necesario para operar así como con dos jueces que presidirán las audiencias, y con el resto del equipo que conforma el órgano jurisdiccional”, indicó.

Por ello, reiteró, el sistema oral acusatorio ya es una realidad en San Luis Río Colorado y se cuenta con los espacios acondicionados para ello así como con el capital humano (16 personas) debidamente capacitados.

No obstante, hasta el momento no se ha llevado a cabo ninguna audiencia pues aunque sí se han consignado algunos asuntos ninguno ha sido dirigido al Juzgado Oral, ni se tiene programado ningún caso pues se trabajará únicamente de acuerdo a solicitudes que le haga el Ministerio Público, anotó Mendoza Ríos.

“No nos sentimos preparados”

En lo que se supone que la mesa está puesta para iniciar con el nuevo sistema, la mayoría de los involucrados directamente en participar en este tipo de audiencias no se sienten del todo preparados para lo que viene, tanto en dependencias de gobierno como en la corporación policíaca o entre el gremio de abogados de la localidad.

Para el abogado Víctor Acosta Cid, no será fácil cambiar la mentalidad de personas que tienen toda una vida, o de menos cinco años trabajando con el sistema tradicional, ni siquiera para los recién egresados de las universidades o quienes actualmente cursan la carrera de Derecho pues son contadas las escuelas del nivel superior que imparten materias sobre el nuevo sistema.

Como en todo, comentó, hay si acaso dos o tres personas que se han ido preparando para este cambio mientras que la mayoría no lo hicieron y apenas están en proceso de capacitación mediante cursos o maestrías.

“A mi ver, no hubo la suficiente preparación; la misma gente que ha recibido los cursos en ciertas dependencias me han dicho ´sabes qué, no nos sentimos preparados, llegaron, nos dieron un curso de dos horas, nos dijeron así se va a utilizar este sistema, así le van a hacer y se iban porque tenían que ir a Caborca y Peñasco en el mismo día´ entonces, ¿cómo va a ser una preparación eso? Eso es cualquier cosa menos una preparación”, relató.

Al contrario, agregó, ese tipo de capacitaciones han dejado más dudas que otra cosa, a pesar de que sí hubo gente que se preparó con anticipación, cosa que no hizo, en primera instancia, el Gobierno del Estado.

Desde antes del inicio de la administración de Guillermo Padrés Elías, recordó, se atravesaron distintas situaciones por lo que nadie se preocupó por implementar el sistema gradualmente desde el 2008, ya sea por procesos electorales o la misma agenda de gobierno.

Ahora con el inicio de sexenio de Claudia Pavlovich Arellano “ya no quedó de otra”, por lo que agarraron desprevenidos a dependencias de gobierno, ministerios, defensores públicos, magistrados, jueces, policías municipales y todos, quienes apenas se están capacitando, “… no estoy criticando, pero es una realidad”, reiteró.

En el caso de los jueces que estarán en las audiencias del Juzgado Penal en esta ciudad, mencionó, ya estuvieron resolviendo algunas audiencias pues provienen de la ciudad de Hermosillo por lo que se espera un buen desenvolvimiento aunque como todos, tampoco están lo suficientemente experimentados y es de esperarse, dijo, pues el sistema es nuevo.

Ventajas, a largo plazo

A final de cuentas, externó Acosta Cid, como todo lo nuevo es algo en lo que se le tiene que ir agarrando el hilo estudiando el tema y, sobre la marcha, ir edificando, entendiendo y aplicando lo que se tiene que hacer porque es obligatorio que se tiene que adquirir esa preparación.

Además, es un sistema que va a funcionar a largo plazo y va a ser mejor que el anterior, sobre todo en materia de transparencia e impartición de justicia, que es de lo que se trata, argumentó.

“Como todas las cosas nuevas vamos a tardar en ponernos al corriente en ello, es como todo, tienes que meterte al tema y agarrarle el rollo pero va a funcionar porque es más transparente, está a la vista de todos, y todos podremos oír y ver qué es lo que está pasando en un juicio”, afirmó.

Sin embargo, las ventajas de este sistema no saltarán a la vista de inmediato ni tampoco se reflejarán directamente en la disminución de los índices delictivos pues lo que procura este nuevo sistema es que los juicios sean más rápidos y que haya menos impunidad, así como acabar con los vicios de la corrupción.

Como ejemplo puso el que los jueces que se reúnan a solas con alguna de las partes podrían ser hasta removidos del cargo porque con el sólo hecho de que lo hagan ya se contaría con una causa legal para objetarlo.

“Es un cambio que a la larga nos va a favorecer a todos, pero el cambio no se va a notar inmediatamente, pero quiero anticipar que la delincuencia no va a reducirse por esto pues el juicio oral está hasta el final de la cadena mientras que el delito está al inicio”, consideró.

La criminalidad, abundó, sólo va a disminuir si se trabaja en otras cuestiones que tienen que ver con implementar nuevas y mejores políticas criminales, así como acciones de gobierno diferentes en las que no se propicie el inicio de la comisión del delito.

“Yo creo que en términos de disminución de la delincuencia no habrá mucha variación pero sí en términos de impartición de justicia, pero no quiere decir que antes no pasara, pero ahora entre mayor transparencia, todo el mundo va a tener que hacer mejor su trabajo”, añadió.

En cuanto a la corrupción y la parte que jugarán en este nuevo sistema los policías municipales que son, dijo, el primer juez que tendremos, sí hay riesgos de que se caiga en malas prácticas, pero eso no será culpa de la legislación pues ésta no permitirá que se mienta en declaraciones que muchas veces se hacía, o todavía.

“Va a estar muy complicado que un policía eche mentiras así tan burdas a la hora de la confrontación con los abogados porque esas declaraciones se tienen que ir a verter al juicio para que tengan validez y se va a cuidar mucho que las cosas que vayan a juicio no sean inventos”, indicó.

Ahí es donde se vigilará que no se vulneren los derechos humanos de las víctimas, señaló, pero en equilibrio también con que se aplique un correcto sistema de seguridad pública, justicia y estabilidad social sin descuidar ninguna de las partes.

No sólo se trata de juicios orales

En general, expresó el abogado Víctor Acosta, habrá ganancia para todas las partes y en muchos casos, principalmente en los robos, mismos en los que con el sistema tradicional la víctima desistía de las vueltas, los trámites y los gastos porque sólo le hacían perder el tiempo, además de que la mayoría de las veces no le era repuesto el daño.

Esto porque uno de los aspectos más importantes del nuevo sistema de justicia penal es que no se trata sólo de un cambio de juicios escritos a orales, sino que trae consigo otros sistemas alternativos de solución de controversias, destacó.

Entre estos se puede mencionar el de solución de controversias, mediación, conciliación, acuerdos reparatorios y suspensión del juicio a prueba entre otra serie de alternativas en las que las personas se pueden declarar culpables, y se le dará una pena atenuada con libertad condicional durante un par de años, como ocurre en Estados Unidos con el “Probation”.

Además, si acaso sólo el diez por ciento de los casos son los que van a ir a juicio, sobre todo los más controvertidos que tengan que ver con homicidios o robo con violencia, precisó.

Mientras tanto, los casos que se puedan arreglar para evitar el juicio, caminarán por otras vías por lo que es muy importante que los abogados de las víctimas y/o acusados conozcan bien el procedimiento porque no todo se va a ir automáticamente a juicio.

“Se va a tener que platicar con los clientes y aconsejar si les conviene o no llevar el caso a juicio, dependiendo de lo que tengan a su favor o en su contra, pero no se trata de llevarlo todo a juicio, esa no es la idea”, asentó.´

Asimismo, mencionó que el nuevo sistema incluye un cambio respecto a delitos graves y los considerados ´no graves´, en los que algunos alcanzaban libertad bajo caución por lo que ahora sólo hay una lista de cuatro o seis delitos que sí obligarán a prisión preventiva oficiosa o medidas cautelares.

Inclusive, se prevé que más adelante se implementen sistemas de tecnología como los localizadores que se utilizan en Estados Unidos.

No obstante, aunque pudiera parecer que se trata de un sistema totalmente igual al de Estados Unidos, en México no se contará con un Jurado, sino que será decidido por uno o tres jueces entre otras diferencias.

“Esperemos que con esto sea más equilibrada la justicia pues todos esos cambios están diseñados para ello, es todo un cambio de todo el Sistema Penal Mexicano, y aunque son lo más llamativo, los juicios orales son sólo el último eslabón de toda la cadena de cambios”, concluyó. @

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros