Semanario Contraseña

La clave de la información

Ayuntamiento: debo, no niego…

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Al menos 15 millones de pesos en deudas heredadas de los últimos dos trienios son los que deberán cubrir con recursos públicos durante la presente administración que, en algunos de los casos, ya fue oficialmente emplazada a pagar, mientras se espera la resoluciones de otras decenas demandas laborales que implican gastos y problemas adicionales

Bibiana García Garza

SAN LUIS RIO COLORADO.- Aunque el Gobierno Municipal sostiene que se cuenta con finanzas sanas y la suficiente solvencia para hacerle frente al gasto que representaría el pago de decenas de demandas laborales que se vienen arrastrando desde la administración de Manuel Baldenebro, y otras más de la de Leonardo Guillén, hay quienes desconfían que el 27 Ayuntamiento “pueda con el paquete”.

Esto en el contexto de que el recurso público tiene que alcanzar para desahogar todos los gastos obligatorios como el pago de nóminas así como para cumplir con brindar a la comunidad obras y servicios públicos puntualmente, además de la organización de eventos populares y la atención de otras necesidades.

Encima de todo, el municipio tendrá sortear otros obstáculos como los tan pregonados recortes presupuestales estatales y el federal, que ascendió a más de 16 millones de pesos para este año.

Por otra parte, ya no hay manera de aplazar más el pago de las deudas millonarias por demandas laborales que hoy se perciben como los ´fantasmas de las administraciones pasadas´ que ahora retornan para cobrar lo que les corresponde tanto en indemnizaciones como en sueldos, primas vacacionales y aguinaldos caídos de más de una veintena de ex empleados.

Una parte de dichos empleados eran ´de base´ y esperaron su resolución hasta por casi siete años luego de que fueron despedidos al inicio de la administración de Manuel Baldenebro Arredondo en el 2009, mientras que otros forman parte de los empleados despedidos durante el trienio pasado, con Leonardo Guillén Medina.

En ninguna de esas dos administraciones se hizo mucho por cumplir con la responsabilidad de pago, lo que hizo que el problema creciera como una bola de nieve que está a punto de caer encima de la administración de Enrique Reina Lizárraga, que aunque no es el responsable directo, tiene ahora por ley que dar la cara y responder, “pagar los platos rotos”.

Por otra parte, el aceleramiento de las resoluciones coinciden ahora también con el cambio de administración estatal por la disparidad partidista, aunque para los involucrados esto sólo significa que por fin se está haciendo justicia en una situación que, dicen, no tenía por qué llegar a tanto.

Nace el problema

Fue en el año del 2009 cuando alrededor de 60 empleados de la entonces recién llegada administración del doctor Baldenebro fueron despedidos injustificadamente lo que, aseguran, obedeció a cuestiones partidistas pues se trataba de personas que apoyaron en su momento la campaña del PAN durante el pasado proceso electoral.

Según cuenta uno de los protagonistas de estas demandas laborales, Miguel Ángel Flores Jaramillo, quien se desempeñaba como soporte técnico en la dependencia de Informática en la administración de Rubén Espino y contaba con base, el despido fue un acto fulminante.

El escándalo salió a la luz el 27 de noviembre del 2009, cuando se ofreció a los empleados de distintas dependencias el pago de la segunda parte de su aguinaldo y la quincena del mes a cambio de que se retiraran, pero se les negó el respeto a su antigüedad como empleados, a su base y a la indemnización.

Fue entonces que muchos metieron la demanda en plena víspera de las fiestas decembrinas, “… imagínate la Navidad que pasamos”, recordó Miguel Ángel.

No fue hasta un año después que el expediente ya estaba listo para ser calificado pero se detuvo a principios del 2011 y empezó el tortuguismo en los trámites, no salían las sentencias y se alargaban cada vez más los tiempos de espera.

La omisión de Guillén

Así se mantuvo el caso hasta que se instaló la administración de Leonardo Guillén en septiembre del 2012, a lo que los involucrados le apostaron con fe, “… creímos que él iba a solucionar el asunto o a tratar de negociar porque le habían heredado una buena carga, pero no fue así, prácticamente se ´hizo pato´, aun cuando se le notificó del caso”.

En ese sentido, lamenta Flores Jaramillo, Guillén dejó que se acumulara esa deuda del Ayuntamiento con pleno conocimiento de que era una demanda destinada a ser ganada por los ex empleados.

Esto a pesar de que entonces los demandantes mostraron total disposición a recibir su pago en abonos con reinstalación, “… le hubiera salido baratísimo, y en pagos, había esa apertura por parte de nosotros pero no, el alcalde se cerró a esa posibilidad”.

Mientras tanto, el caso seguía estancado, lo que atribuyen en gran medida a que un gobierno del mismo partido estaba en el Estado lo que permitió que se siguieran acumulando tiempo y dinero a favor de los demandantes, pero en perjuicio del Ayuntamiento, que tarde o temprano tendría que pagar.

A su vez, hacia el último año de dicho trienio se buscó un acercamiento con el apoyo de la regidora panista, Karina Silva, en donde intervino Secretario del Ayuntamiento, Martín Ortega Vélez, pero a decir de los demandantes, nada más les “jugaron el dedo en la boca”.

“Fue una burla tremenda, puro circo, simplemente no hubo la voluntad a pesar de que la regidora trató de abogar a través de la comisión en la que se encontraba pues estaba preocupada por el pasivo que se estaba generando desde entonces, ella trató de mediar con muy buena disposición pero no, fue una burla tremenda hasta para la regidora, muy mala leche de parte de Leonardo”, anotó.

Eso a pesar de que sí se logró llegar a un acuerdo con algunos de los demandantes a quienes a cambio de pagarles, los reinstalaron, aunque según se dice, sin respetarles tampoco la antigüedad laboral.

“Fue gente que de plano ya no aguantaba la situación y los chantajearon valiéndose de sus necesidad, les regresó el trabajo pero no les pagaron nada”, lamentó.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_single_image image=”11582″ img_size=”900×500″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Si no hay pago procede el embargo

Para julio del año pasado, relató, el caso se retomó y empezaron a surgir las resoluciones para Miguel Ángel, así como para Juan Villegas, Octavio Hernández, Ricardo Correa y Jesús Córdova, sucesivamente.

A estas cuatro demandas que en su totalidad podrían alcanzar un adeudo inicial de hasta 15 millones de pesos, se sumarán otras 40, la mayoría del 25 Ayuntamiento, pero otras de la administración de Guillén.

El 14 de julio pasado se dio a conocer que el Ayuntamiento perdió en definitiva la demanda laboral por lo que se ganó el laudo interpuesto ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo, lo que obliga al gobierno municipal a indemnizar y pagar salarios caídos en un periodo no mayor a cinco días hábiles.

Esto porque se perdió también un amparo interpuesto por el municipio el año pasado, mismo que no se entregó en tiempo y forma porque se había traspapelado, dijeron.

Dicho emplazamiento significa que este viernes 22 de julio tendría que empezarse con el proceso de pago o por lo menos con un acercamiento con los interesados para negociaciones y llegar a un acuerdo con indemnizaciones y reinstalaciones.

De lo contrario, los ex trabajadores pueden solicitar un embargo de bienes al Ayuntamiento aunque hasta el miércoles 20 de julio, todavía no se había dado un acercamiento directo en el caso de Flores Jaramillo.

“Espero que el día de hoy o mañana nos digan, pero hasta ahorita no ha habido una propuesta clara por parte del Ayuntamiento. Mi abogado ya trató de comunicarse pero todavía no sabemos qué onda”, señaló.

“Ahorita no se puede juzgar a Enrique ni al Secretario porque si entiendo que ha de ser difícil, o que no hayan ni para donde correr, lo raro es que todavía no hayan tomado una determinación, en mi caso hasta ahorita no tengo en mis manos una propuesta clara de nada”, externó.

Más raro le parece aún, dijo, que de esta situación también tenía amplio conocimiento la actual tesorera, Adriana Lozano Sotelo, quien ostentaba el mismo cargo durante la administración de Leonardo Guillén.

“Cómo se ponen a decir que hay finanzas sanas si traes un broncón y no puedes tapar el sol con un dedo, Guillén en esto fue muy irresponsable para patear el bote al que sigue, pero de alguna manera u otra esto se tiene que solventar, o quizás van a tener que pedir un crédito, no sé”, asentó el afectado.

No los vamos a evadir: Reina

Cuestionado sobre el tema, el presidente municipal aseguró que ya se está trabajando en los primeros siete casos a base de convenios y resoluciones por acuerdo con el fin de atender las demandas gradualmente para hacerles frente a todas aunque admitió que ´de golpe´ no se podrá responder a todas las demandas porque el Ayuntamiento no está en esa posibilidad.

“Ninguno lo vamos a evadir; no nos interesa que se siga haciendo el problema más grande, recordemos que el año pasado hasta diciembre cerramos con unos ajustes económicos y este año tenemos ajustes en contra en las participaciones, sin embargo, estamos atendiendo estas demandas poco a poco”, anotó.

Asimismo, Enrique Reina calificó el actuar de la administración del doctor Baldenebro como un descuido y una total falta de responsabilidad.

No obstante, justificó que de la administración de Leonardo Guillén solamente surgieron unos cuantos casos cuyas deudas no se incrementaron considerablemente gracias a la Reforma Laboral implementada en 2013, con la que ya no se acumulan los salarios caídos.

“No importa quién si lo haya visto y quién no lo haya visto, el tema es que hoy se están atendiendo para poder hacer frente, los del 25 Ayuntamiento son montos muy grandes por la manera como no se atendieron y porque no estaba la reforma”, precisó.

En total, admitió, se trata de 44 demandas las que analiza actualmente esta administración, mismas que se estarán atendiendo de manera personal o por grupos con el fin de llegar a acuerdos de parcialidades en un monto acordado pues “… el municipio no puede hacer frente de un solo golpe a todos”.

Por su parte, la Síndico Procurador, Laura Núñez Sepúlveda, refrendó que estos procesos civiles en cuestión laboral  se están atendiendo mediante convenios para reinstalar, así como para poder subsanar deudas y, en el caso de los laudos, cumplirlos.

“Como Ayuntamiento nos toca hacerle frente, y hemos visto que la mediación y los convenios nos funcionan, hay mucha gente que está dispuesta a que se haga en pagos o hacer convenios pero igual hay mucha gente que nos está diciendo que no, que efectivamente quieren su pago y en su momento el laudo nos va a obligar a hacerlo”, explicó.

Por ese motivo, resaltó, se tiene ya contemplada una cantidad en el Presupuesto de Egresos del presente año con el fin de tratar de solucionar esta problemática, dijo, y dejar al gobierno municipal libre de este tipo de asuntos legales.

Aun así, reconoció, se trata de una situación que priva mucho al Ayuntamiento pues dentro de todos los pagos y deudas se tiene que revisar la situación y a la vez no permitir que se adquieran otras deudas, por lo que se buscará la vía de la reinstalación en muchos casos.

“En el tema de las demandas laborales vamos por muy buen camino;  todavía estamos buscando recaudar y cuidar también el gasto que tenemos como municipio para poder darle fin a esto, sinceramente lo que estamos haciendo es cuidar la casa en el primer año de gobierno cuidando que las finanzas sean estables”, apuntó.

Esto con el fin, concluyó, de que quede un mayor ingreso para hacer obra optimizando recursos y también a los mismos empleados en las diferentes áreas para que ayuden a cumplir múltiples funciones así como promoviendo la recaudación para obtener más recursos a través de Tesorería y otras dependencias. @

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros