Semanario Contraseña

La clave de la información

Desquician haitianos Casa del Migrante

A raíz de que las autoridades federales no han podido contener el flujo de haitianos que diariamente arriba a esta frontera, los encargados del pequeño albergue para migrantes de la ciudad ya no hallan la puerta con los gastos en alimentos y atención que están brindando a los nuevos inquilinos de manera indefinida, tarea que le corresponde al Instituto Nacional de Migración, aseguran

Bibiana García Garza

SAN LUIS RIO COLORADO.- Mientras la crisis migratoria en esta parte de la frontera norte de México parece no llegar a su fin, en San Luis Río Colorado se sigue evidenciando que el problema ha rebasado a la capacidad de las autoridades responsables de la situación, en este caso, del nivel federal.

Entre más haitianos llegan por día, salta a la vista no se cuenta con la capacidad, el espacio, o el personal suficiente para atender a tantas personas en el Instituto Nacional de Migración (INM), desde donde se busca desesperadamente el apoyo de instancias estatales, municipales, privadas y de la sociedad civil para mitigar el problema.

Como se ha venido reportando en este y otros medios, el éxodo migratorio masivo de haitianos que provienen de Brasil y se dirigen a Estados Unidos para solicitar una visa humanitaria sigue en aumento y cada vez se agotan más los espacios en los que estas personas pueden refugiarse mientras permanecen varados entre un país y otro a la espera de cumplir el “sueño americano”.

A diferencia de Tijuana y Mexicali, Baja California, esta ciudad cuenta con pocas alternativas para brindar albergue a migrantes: la Casa del Migrante, un motel de paso, la calle, o la suerte de encontrar un alma caritativa y con capacidad económica se acerque a brindar apoyo.

Esto a pesar de que ya se ha externado la coordinación y participación de las autoridades de los tres niveles de gobierno para apoyar a los migrantes de raza negra que buscan asilo en la tierra que Donald Trump está próximo a gobernar.

El pasado 29 de octubre tanto autoridades municipales como el INM y directivos de Cruz Roja, Policía Estatal, Grupo Beta y Casa del Migrante ´Divina Providencia´ encabezaron una rueda de prensa en la que anunciaron que cerrarían filas para atender la situación y evitar que los migrantes anden en situación de calle o desatendidos.

Sobre todo, para evitar que abarrotaran el ingreso al puerto fronterizo y permanecieran las banquetas obstruyendo el paso.

También se habló de instalar módulos de atención en materia de salud y dotar al albergue de alimentos y materiales de higiene para los afro-migrantes.

No obstante, apenas dos días después de dicho anuncio se excedió el cupo de personas en la Casa del Migrante, localizada por la avenida Zaragoza entre las calles 10 y 11, lo que dejó una imagen de más de 60 personas varadas afuera del inmueble circulando en las redes sociales: hombres, niños y mujeres en plena calle sin saber qué hacer ni a dónde ir.

Unas horas más tarde de aquel martes 01 de noviembre, se dio a conocer que una persona que decidió no revelar su identidad se llevó a los más de 60 haitianos y centroamericanos al motel “Oregon Express”, ubicado por la avenida Jalapa y calle 31, a bordo de unidades del Grupo Beta, Cruz Roja y Policía Municipal.

Trascendió que quien ayudó a brindar hospedaje a los migrantes forma parte de la directiva del Instituto Nacional de Migración (IMN) en esta ciudad, dependencia a la que por ley le corresponde atender este tipo de situaciones.

Según se dijo, esa persona quiso poner el ejemplo y motivar a los sanluisinos a hacer lo mismo pues la mayoría de esos haitianos se quedarían hasta diez días más en esta ciudad esperando que sea su turno ser atendidos en la garita estadounidense.

Preocupa situación a encargados de albergue

Para quienes han cuidado directamente de los migrantes desde que llegaron hace alrededor de tres meses la situación se ha empezado a tornar extenuante al punto de que ya rebasa sus capacidades, según relató la encargada de la Casa del Migrante ´Divina Providencia´, Olga Alicia Escalante Bejarano.

Esto a pesar de que la ciudadanía, dijo, ha sido muy solidaria y bondadosa con los migrantes y les lleva despensa, inclusive personas que provienen de Estados Unidos, pues el principal problema que se estaba presentando es que ha empezado a llegar más gente de la que se puedeatender.

Mostrando IMG_1077.JPG

Actualmente, el albergue sólo tiene capacidad para un total de 83 personas, sin embargo en los últimos tres meses se han registrado días en los que se brindó albergue hasta a 130 migrantes en un solo día, más los repatriados mexicanos, comentó la señora Olga.

Esto ha generado que la administración del albergue se viera en la necesidad de contratar a más personal tanto para el aseo como para la preparación de alimentos.

Inclusive, contó que la señora encargada de la cocina sufrió un colapso nervioso a raíz del estrés por la cantidad de gente que se estaba atendiendo, por lo que fue necesario llamar a otra persona y claro, pagarle sus honorarios correspondientes.

Sin duda alguna, la dinámica del albergue nunca antes había sido tan pesada como lo está siendo desde hace un par de meses, además de que el personal estaba acostumbrado a realizar su trabajo en un ritmo tranquilo con personas que se quedaban, a lo mucho, tres días, y después desocupaban el espacio.

Además, señaló, la Casa de la Divina Providencia nunca antes había estado al límite de sus capacidades, lo cual impide muchas veces hacer el aseo o fumigar como habitualmente se hace.

“La cocinera se nos enfermó, estaba muy estresada, todos estamos muy cansados porque es mucha la gente, nosotros siempre habíamos trabajado con migrantes pero ellos se iban al día siguiente y seguían las reglas y ahora no es así, siempre están entrando y saliendo (los haitianos) y se tiene que estar recibiendo gente de manera constante”, anotó.

Actualmente, recordó, sólo laboran cinco personas en el albergue entre cocineras, conserje, velador, encargada y administrador, todos son mayores de 50 años de edad.

Por fortuna, mencionó, el Gobierno Municipal ha apoyado con colchonetas individuales, desechables y despensa, aunque el problema aún está lejos de solucionarse pues ya se espera que sigan llegando migrantes hasta el mes de julio del próximo año.

Esto según sostuvieron directivos de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) en una conversación privada, afirmó la encargada del albergue.

El problema, agregó, es que las instancias federales y estatales no se acomiden mucho para atender una situación que les corresponde, sobre todo cuando hay migrantes que llegan a San Luis Río Colorado con ficha color negro, que indica que deberán ser atendidos de manera exclusiva en Mexicali.

Cabe mencionar que sólo aquellos que cuenten con una ficha roja expedida por el INM podrán ser atendidos en la garita de San Luis, Arizona.

Mostrando IMG_1074.JPG

Sin embargo, en vista de que las autoridades migratorias no están controlando el arribo de migrantes con ficha negra, indicó doña Olga, el albergue es el que ahora fungirá como un filtro y sólo dará asilo temporal a personas con ficha roja.

Esto aunado a que, recordó, la Casa del Migrante es una institución privada que brinda un servicio altruista a la comunidad y no pertenece al gobierno, lo que debería dejar en claro que tampoco es su obligación atender esta situación que cada vez se sale más de control.

Además, Escalante Bejarano advirtió que se cuidará el límite de personas que se aceptarán, esto es, que se mantendrá en un máximo de 50 o 60 personas, con el fin de seguir brindando el apoyo a repatriados e inmigrantes mexicanos e hispanos.

Y es que, reiteró, el albergue sólo cuenta con 83 camas y aun así muchas otras personas pernoctan en la parte de afuera, no obstante, a medida que desciendan las temperaturas tampoco será posible que se siga permitiendo esa situación.

En la temporada de invierno se tiene el riesgo de que se propaguen las enfermedades respiratorias, añadió, a lo que se estará muy al pendiente pues de lo contrario se puede tornar en una situación preocupante.

“Ya viene el tiempo de frío y por lo tanto de enfermedades respiratorias, hasta ahorita gracias a Dios no hemos tenido problemas pero con el frío quién sabe”, externó.

Migración tiene que actuar ya: Reina

Acerca de esta crisis a nivel local se cuestionó de nueva cuenta al alcalde, Enrique Reina Lizárraga, quien refrendó su postura en cuanto a que el Instituto Nacional de Migración (INM) en esta frontera es quien debe tomar cartas en el asunto.

Sobre todo, alertó, porque la situación ya se salió de control y escapa al sentido de la humanidad.

“La semana pasada se les empezó a dar hospedaje y alimento en varias partes y ese no es el sentido de la humanidad, sobre todo cuando vemos que hay muchos mexicanos que tienen igual de necesidades que ellos y que también ocupan el apoyo”, explicó.

Además, insistió en que muchos de los inmigrantes provienen de países de Centroamérica y no de Haití o África, por lo que no podrían aspirar a que se les otorgue asilo político en Estados Unidos, además de que son ilegales en México.

Esta semana, comentó, se captaron imágenes de un grupo de hasta 25 personas de Centroamérica que pretendían cruzar el cerco fronterizo a la altura de la avenida Internacional (Carlos G. Calles) desde la calle 37 a la 42.

“Ellos seguramente no son ni haitianos ni africanos, porque los que sí son saben que si cometen ese delito pierden el derecho a la visa humanitaria, pero quien debe actuar y ser responsable es el INM”, anotó.

Es precisamente esta dependencia federal, subrayó, quien le dio entrada al país a tantas personas aun cuando no todas provienen de Haití.

“Migración es la única instancia en México que tiene recursos y programas para repatriar a estas personas o atenderlos, no tiene por qué otro ente de gobierno ni la sociedad asumir una tarea que le toca al INM y, en todo caso, a la Secretaría de Gobernación, desde donde se está dando entrada a mucha gente ilegal al país”, aseveró.

En ese sentido, Reina Lizárraga afirmó que es posible que las autoridades migratorias lleven un buen control para saber quiénes deben estar en esta región y quiénes no, sin que dejen problemas a la sociedad o a otras instancias de gobierno.

“Esto no es tarea de la sociedad ni del gobierno estatal, ni de las autoridades municipales, se trata de Migración nada más, si ellos provocaron la entrada de personas al país, deben provocar también la atención directa hacia ellos, también en el caso de aquellos que sean ilegales”, concluyó. @

 

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros